¿Qué es la somatización y como influye en la situación de cuarentena?

 

La somatización es un trastorno psicológico aplicado a personas que aquejan de manera persistente distintos síntomas físicos sin que se encuentre ningún origen físico.

Este es sin duda un fenómeno psicológico que despierta la curiosidad.

Ante la situación actual, donde el miedo ante el virus es patente y generalizado, no es descabellado pensar que habrá personas que puedan llegar a somatizar sus síntomas.

Las personas que padecen este tipo de trastorno, de manera inconsciente, traducen el miedo y por tanto un psicológico, en sentir uno o varios síntomas físicos de una enfermedad.

Ya desde hace unos años queda bien establecido la íntima relación que hay entre mente y cuerpo, y esa es sin duda una parte muy importante de estos y otros muchos trastornos.

La somatización va unida en muchos casos a estados de ansiedad grave, estrés permanente o miedo ante una enfermedad o varias.

En ocasiones, la somatización tiende a ser confundida con la hipocondría, pero como veremos a continuación aunque parten del mismo tipo de trastorno, son dos cosas distintas.

Puede interesarte:

Dentro del trastorno somático podemos encontrar diferentes tipos:

La hipocondría

Es aquella donde en la persona presenta una preocupación y un miedo excesivos por contraer cualquier enfermedad grave, no tanto por los síntomas en sí. Esto hace que el grado de ansiedad sea muy elevado, ya que el individuo tiende a alarmarse con rapidez. Otro factor importante es que la hipocondría es que no suele necesitar un factor externo que despierte ese miedo, como la situación actual con el coronavirus, sino que las personas que padecen hipocondría suelen presentar este estado de preocupación y miedo de manera constante.

Trastornos por somatización

Este tipo de trastorno suele comenzar antes de que el individuo alcance los 30 años. La persona suele sentir afecciones en distintos órganos, no le tanto preocupa la enfermedad en sí, sino las molestias derivadas que son las que siente de manera fística.

Trastornos disociativos

En este tipo de trastorno el paciente alega padecer síntomas de alteración motora.

Síndromes funcionales somáticos

Este trastorno presenta afección relacionada con los psicológico además de con lo físico. Las personas pueden sentir fatiga crónica o síndrome del intestino irritable, por ejemplo.

Comorbilidad con patología psiquiátrica

Entre estos pacientes los sintomas como la ansiedad y la depresión son bastante comunes además de presentar con síntomas somáticos.

¿Cómo se diagnostica la somatización?

Visita al médico para mirar absceso

Siempre deben descartarse las enfermedades médicas físicas diagnosticables y tras una exploración clínica profunda que descarte cualquier enfermedad física hay que plantearse la posible somatización.

Las personas que presentan este tipo de trastornos suelen tener un estado de ansiedad, estrés y nerviosismo muy elevados. La mayoría de pacientes afirman que reúnen mucha información sobre la patología que les preocupa y obsesiona.

Normalmente, las personas con estos trastornos somatizan más de un síntoma de esa enfermedad en concreto que les preocupa llegando a interferir en su día a día e incrementando los niveles de ansiedad.

Por ello es importante, y más en situaciones como la actual con el coronavirus, mantener a raya el miedo, la ansiedad y el estrés. Y ser conscientes que, en épocas de crisis y miedo, es bastante normal poder sentir uno o varios síntomas de una enfermedad sin padecerla. Si tenemos esto en cuenta, podremos analizar mejor si lo que nos aqueja puede ser fruto del estrés o no y consultar a un médico para que nos diagnostiquen.

Los trastornos psicosomáticos son mucho más comunes de lo que creemos. A todos nos ha pasado en alguna ocasión que hemos estamos en el campo, vemos un bicho o a alguien le pica un mosquito y sentimos picor en nuestro cuerpo sin motivo.

Conseguir autogestionar nuestras emociones es fundamental para mantener nuestra salud mental en momentos de crisis.

Puede interesarte:

Hablemos ahora de la somatización y el coronavirus más en detalle

Se denomina coronavirus a una familia concreta de virus, el problema del actual es la incertidumbre que genera al tener que ser todavía estudiado y desconocer parte de sus aspectos. Aunque hay que resaltar que la medicina va avanzando cada vez más en este aspecto.

Sin embargo, esta incertidumbre, el miedo a ser contagiado, el que no haya vacuna, etc. Hace que en mucha gente aflore la inseguridad, la ansiedad y terror ante el virus. 

Además, los síntomas de este coronavirus son bastante específicos y han sido muy difundidos en los medios. Las infecciones víricas suelen acompañarse de cansación, dolor muscular, e incluso otros factores como problemas en la piel o en los sentidos del gusto y el olfato.

 

¿Qué ocurre entonces con las personas que somatizan este virus?

Tenemos todos bastante información sobre los síntomas del virus y el miedo existente ante el mismo está generalizado por todo el planeta. Esto es el caldo de cultivo perfecto para que haya muchas personas que somaticen estos síntomas sin estar realmente infectados. Se puede sentir dolor de cabeza, tener tos, sentir problemas respiratorios e incluso podemos elevar unas décimas nuestra temperatura corporal de manera inconsciente.

Hay que tener en cuenta que la gente que ya padecía este trastorno antes de la crisis médica actual, es probable que somatice el virus. Sin embargo, las personas que no padecía estos trastornos pero estén pasando por un momento de estrés, ansiedad y miedo ante el virus, pueden llegar a padecer sintomatología. Es posible que tosan una vez y su mente ya empiece a pensar que pueden estar contagiados y ello haga que las toses se multipliquen así como el nerviosismo. Ello nos hace entrar en un círculo vicioso, cuanto más toso más ansiedad tengo y a cuanta más ansiedad más toso.

Es importante mantener la calma, analizar la situación y ponerse en contacto con un médico si vemos que vamos a peor o hemos estado en un lugar donde es posible contagiarse. Pero debemos tener presente lo que el miedo y la ansiedad nos pueden hacer padecer y mantener la calma.

 


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.