¿Qué es la polenta y para qué sirve?

La polenta, seguramente has escuchado hablar de ella, un alimento muy popular en Italia que ha ido cogiendo presencia en el resto del mundo. La polenta contiene carbohidratos y fibra y es un alimento muy saludable.

A continuación te contamos cuáles son las propiedades y sus beneficios, los tipos de polenta que existen y cómo se prepara.

En la cocina italiana es un ingrediente muy popular, sin embargo, cuando pensamos en su cocina lo más seguro es piensen en primer lugar en la pizza y después la pasta, sin embargo, la polenta también es un plato muy típico, que posee un gran sabor y además, es muy saludable.

La polenta representó en la Italia rural un alimento equiparable a la patata en España, un alimento que consumían las gentes que vivían en los pueblos.

¿Qué es la polenta?

Si todavía no sabes exactamente qué es la polenta, sigue leyendo para averiguar de qué se compone este magnífico alimento. La polenta no deja de ser unas gachas elaboradas a partir de polvo de maíz. Es un alimento rico en carbohidratos, además, admite diferentes formas de preparación.

Suele consumirse en forma de papilla espesa, que se obtiene a partir de la cocción de la sémola de maíz en agua. Su elaboración es lenta, y puede necesitar un tiempo de 30 minutos de cocción para estar lista y deliciosa. La polenta permite muchos ingredientes para crear platos y versiones diferentes, además, se puede tomar más o menos espesa según los gustos. Además, en ocasiones, se le puede añadir nata o mantequilla para hacerla más cremosa.

Como  decíamos es rica en carbohidratos y resulta una opción muy saludable si quieres tener un nuevo alimento dentro de tu cocina para preparar nuevos platos. Porque además, la polenta se puede utilizar con recetas dulces o saladas.

Lo que más destacamos a priori de la polenta es su alto contenido en carbohidratos, y estos carbohidratos son complejos por lo que no producen estrés pancreático elevado. Además, algunos expertos recomiendan moderar la presencia de dichos nutrientes en la dieta para reducir la aparición de enfermedades metabólicas.

Por otro lado, la polenta posee un gran número de vitaminas del grupo B, unas sustancias esenciales para obtener energía. Además, es rico en potasio, mineral clave para reducir calambres ya que reduce la tensión arteria.

Por último, la polenta posee una cantidad significativa de fibra, la fibra es muy beneficiosa porque reduce los problemas intestinales como puede ser el estreñimiento, por lo que para todas aquellas personas que sufren de malestares digestivos pueden añadir la polenta en su dieta.

Beneficios de la polenta

A continuación, os contamos cuáles son los beneficios de la polenta. 

  • Es buena para mantener una buena digestión: como hemos dicho, la polenta tiene una gran cantidad de fibra, y es un alimento que se digiere fácilmente. Es un alimento que se puede tomar tanto por el día como por la noche, aunque por la noche es beneficioso ya que nos ayuda a regular el intestino. Nos ayuda a generar movimientos intestinales beneficiosos para reducir el estreñimiento.
  • Fortalece los huesos: al contener buena parte de calcio, nos ayuda a fortalecer los huesos y favorece el desarrollo de éstos y su crecimiento.
  • Es buena para la piel: el alto contenido en vitaminas y el betacaroteno, es perfecto para mejorar nuestra piel y aumentar nuestras defensas.
  • Mantiene nuestros niveles de azúcar estables en sangre: la polenta proporciona buenos niveles de azúcar lo que nos permite tener energía durante más tiempo.

Tipos de polenta que existen

No sólo existe un tipo de polenta, la más común es la amarilla, la que se elabora a partir de la raíz de máiz amarillo, es la más conocida, cocinada y la que más recetas nos ofrece.

Sin embargo, también podemos encontrar la variedad blanca que se prepara con harina de castaña, y la variedad oscura, que se consigue a partir del trigo sarraceno.

Es un alimento muy saludable

Como hemos visto, debido a su valor nutricional, la polenta se puede catalogar como un alimento muy saludable. Es necesario incluirlo dentro de un marco de dieta variada y equilibrada. Este producto no tiene muchas proteínas ni grasas, su mayor componente son los carbohidratos.

La buena noticia es que la polenta sirve como guarnición o acompañamiento para muchos platos. Por lo que si lo combinamos con carnes, pescados o verduras se convertirá en una opción muy saludable tanto de comida como de cena.

Además, la ración de fibra que nos aporta es ideal para poder controlar correctamente nuestros movimientos intestinales y nos ayuda a la hora de ir al baño y evitar el estreñimiento ocasional.

La polenta la pueden consumir niños y embarazadas, y puede ser muy beneficiosa para todos por su alto contenido en vitaminas del grupo B. Además, muchos micronutrientes están relacionados con la correcta formación del feto, ayudando a una gestación saludable y controlada.

¿Cómo se prepara la polenta?

La polenta se puede preparar mediante un proceso muy sencillo, aunque es bastante lento:

  • Necesitas calentar agua en una olla. 
  • Una vez que rompa a hervir, añade la polenta y no dejes de remover constantemente ya que podría pegarse en el fondo.
  • Una vez que esté la polenta suelta, reduce el fuego y se cocina despacio sin parar de remover. 
  • Cuando adquiera una consistencia adecuada, puedes añadir hierbas aromáticas, nata o mantequilla.
  • Lo ideal es que la cocción dure al menos 30 minutos para que se quede perfecta y con la mejor textura.

A continuación te decimos cómo puedes combinarla, para que nunca te canses de tomarla:

  • Puedes cocinar la polenta con caldo de verduras o con caldo de pollo en vez de agua. Al absorber el agua podrás darle ya un sabor delicioso a tu polenta si la cocinas con diferentes caldos.
  • Puedes acompañar tu polenta con verduras y carne magra estofada, así crearás una comida completa y sabrosa.
  • Es posible elaborar postres con polenta, en este aspecto tendrás que añadirle azúcar, aunque no es la opción más saludable de todas.
  • Los postres no son la mejor opción para alimentarnos, por lo que si eliges hacer un postre con polenta, ten cuidado con el azúcar añadido y no te excedas con las cantidades.

No olvides incluir la polenta en tu dieta, seguro que te encantará.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.