¿Qué es el earthing y porqué empezar a practicarlo cuando pase la situación de cuarentena?

El earthing es una práctica que lleva a quién la practica a establecer lazos con la naturaleza como lo hicieron los humanos en el pasado, promueve el bienestar tanto físico, como emocional y mental.

Sin duda puede ser una práctica muy a tener en cuenta cuando la situación actual haya pasado. No son pocas las personas que se han dado cuenta de lo que es verdaderamente importante en la vida, al estar encerrados en casa, por ello detrás de abrazar a tus seres queridos os proponemos dar un buen paseo por el campo o la playa y plantearos prácticas como el earthing.

Quizá uno de los placeres de la vida más sencillos, fáciles y baratos sea dar un paseo tranquilamente por la playa y sentir la arena, o ir al campo y descalzarse para sentir la hierba o meter los pies en el río. El earthing es una práctica que aboga por los grandes beneficios que tiene para nuestro bienestar hacer pequeños gestos como los nombrados ahora mismo.

Con estas prácticas no solo se benefician todas las terminaciones nerviosas de las que están plagadas las plantas de nuestros pies, sino que tiene un efecto placentero para la mente, sumiéndonos en un momento de relajación, de calma y de bienestar.

Pero las investigaciones en torno a esta práctica van mucho más allá y constatan múltiples beneficios.

Ampollas en los pies

¿Qué es el earthing?

No resulta novedoso para nadie el pisar descalzos la arena o la hierba, entonces… ¿de donde viene esta práctica que parece tan nuevo?

Esta tendencia viene dándose desde el 2017 y también se la conoce como grounding, ambos términos ingleses.

Hoy día vivimos desconectados de la tierra, se ha suprimido casi cualquier contacto con ella debido a los suelos y superficies artificiales: asfalto, hormigón, las suelas de caucho del calzado, etc.

En el pasado, no había ningún impedimento entre el ser humano y la tierra, se caminaba descalzo o con suelas de cuero, se dormía sobre pieles u otros materiales naturales que no impedían esta conexión.

Todo esto suena muy místico pero en realidad tiene una base científica. La tierra funciona como un imán y en la superficie posee una carga eléctrica negativa ¿Habéis oído alguna vez a tus abuelas decir que tiraras una manta al suelo para eliminar la electricidad estática?

Los chispazos al tocar alguna puerta o alguna persona suceden porque no estamos conectados a la tierra y no tenemos cómo descargarnos.

Esta desconexión favorece la disfunción fisiológica y las enfermedades crónicas, inflamatorias y trastornos inmunes. Este tipo de problemas de salud están cada vez más presentes en una sociedad que está cada vez más desconectada.

Cuando pisamos la tierra descalzos, nuestro organismo absorbe esa carga negativa, esa energía de la tierra tiene una función antioxidante y neutraliza el efecto de los radicales libres. Los virus, patógenos y bacterias malas contienen una carga positiva

Por ello, es importante volver a conectar con la tierra. De igual manera que necesitamos el sol para tener vitamina D, necesitamos la energía de la tierra para mantener una buena salud.

El voltaje inducido

Puedes medir tu voltaje con un multímetro, una punta a la toma tierra y otra entre tus dedos. De media rondara los 2 voltios, pero puede llegar hasta 6 dependiendo de la zona en que se viva. Sin embargo, si haces esta medida, descalzo en plena naturaleza dará cero.

Los aparatos electrónico, en especial los inalámbricos, crean campos electromagnéticos que pueden perjudicar nuestra salud. Podemos sentir desde dolores de cabezas y falta de concentración, hasta ansiedad y enfermedades crónicas.

Una solución a todo esto está en la práctica del earthing, es tan sencilla como poner los pies descalzos en la tierra para eliminar la contaminación electromagnética. Para unos beneficios aún mayores, lo ideal es caminar descalzo. Esto resulta más sencillo a aquellas personas que viven en zonas de playa o que poseen jardines, pero cualquiera puede practicarlo con un poco de cuidado y sentir el beneficio de conectarse con la tierra. Puedes simplemente bañarte en un río, pisar el cesped, etc.

Beneficios del earthing

Pareja disfrutando del deporte

Mejora la calidad del sueño y reduce los niveles de estrés

Los niveles de la hormona cortisol, encargada del estrés y el insomnio se ve claramente reducida con esta práctica.

Mejora la actividad cardiovascular y cerebral

Se han observado los cambios en pulso, oxigenación, respiración, actividad cerebral y muscular al practicar earthing. La conclusión fue que se lograba ir más allá de la relajación, hay estudios que sugieren que esta práctica es una herramienta a tener en cuenta para prevenir enfermedades y mantener el bienestar.

Además, caminar descalzos favorece el riego sanguíneo ayudando a la reparación de tejidos y mejorando la apariencia de la piel.

Ayuda a la recuperación muscular

Se han realizado investigaciones en diversos sujetos que practican el earthing y que no. Y se concluyó que aquellas personas que realizan ejercicio mediante esta práctica mostraron una recuperación muscular mucho mayor que los que no. Además los que practicaron earthing a penas mostraron signos de dolor o inflamación muscular, también conocido como agujetas.

Reduce los niveles de glucosa en sangre y favorece la respuesta autoinmune

Hay estudios que observan cambios en la tiroides, en el análisis de electrolitos y una reducción considerable de la glucosa además de reducir la viscosidad en sangre.

Forma de realizar la práctica del earthing

niños jugando en la naturaleza

Para conectar con la tierra, la forma más sencilla es caminar descalzo. De esta manera permitimos que la carga negativa de la tierra beneficie nuestra salud. Existen alfombrillas y mantas especiales para estas prácticas, pero esto es recomendable sólo si no puedes estar al aire libre.

Lo único que debes tener en cuenta es que no hay nada artificial, ni alfombras, ni toallas etc.. por lo demás, puedes practicarlo en la playa, en tu jardín o en cualquier sitio.

Es recomendable no solo pararse sobre la tierra sino caminar mínimo unos 40 minutos. Con una conexión diaria con la tierra en seguida deberías notar los beneficios anteriores. 

Si eres reticente a caminar descalzo fuera de la arena de la playa, también puedes practicar el earthing y sentir sus beneficios utilizando calzado fabricado con suelas de cuero, ya que este material permite la transmisión de la carga negativa.

 


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.