Qué efecto tiene la cafeína en nuestro organismo y cuánto café podemos tomar para que sea saludable

 

En nuestro día a día solemos consumir una gran cantidad de bebidas que contienen cafeína, como es el caso del café, ciertas bebidas energizantes o refrescos, el té e incluso chocolate.

La cafeína es una de las sustancias psicoactivas más consumidas a nivel global. Una tendencia que va en aumento cada año debido en gran medida a nuestro ritmo de vida. Pero ¿Sabemos realmente cómo funciona el consumo de cafeína? o ¿Cuánta deberíamos tomar para que podamos disfrutar de los beneficios que aporta a nuestro organismo sin perjudicarlo? 

¿Qué es la cafeína?

La cafeína ha convivido con la humanidad desde hacer miles de años. En China era muy frecuente el consumo de té o en Arabia el del café. En ambas civilizaciones estos productos se convirtieron en parte de su gastronomía, su cultura y su día a día.

Durante el siglo XVI estas bebidas llegaron a Europa y su consumo se hizo muy popular. Estamos hablando de una época en que consumir agua era causa común de enfermar y para evitarlo se tomaba vino o cerveza donde el alcohol esterilizaba el agua. Con la llegada del café se sumó una bebida segura más a las posibilidades que ya tenían, y además, una bebida que otorgaba energía en vez de obnubilar como sucedía con el alcohol.

En torno a los cafés se reunieron grandes personalidades a hablar sobre ciencia, política, filosofía y cultura, dejando huellas para la prosperidad y lugares señalados donde los pensadores se reunían.

¿Pero qué es la cafeína para darnos más energía y despejarnos?

Lo que en realidad hace la cafeína es mantenernos en un estado de alerta, lo que reduce que nuestro cerebro sienta la necesidad de descansar. 

Esto se debe a la similitud y al mismo tiempo diferencias entre la cafeína y la adenosina. La adenosina es una célula que ayuda a mandar a nuestro cerebro una señal de cansancio que solemos sentir como la somnolencia.

La gran diferencia entre la cafeína y la adenosina es que la cafeína no puede activar los receptores de la adenosina a pesar de unirse a ellos. Se genera una competición entre ambos para unirse a los receptores y ello genera confusión en nuestro cerebro y no siente que necesitamos descansar. 

Una vez desaparece la cafeína (en unas de 2 a 4 horas), la adenosina toma el control de nuevo para mandarnos las señales de descanso que necesitamos.

Cafeína y teína ¿Son lo mismo?

La teína y la cafeína son técnicamente la misma molécula, sin embargo tienen un efecto diferente en nuestro organismo. La primera llega al torrente sanguíneo de manera más pausada y por tanto su efecto se siente menos intenso que con la cafeína pero también más alargado en el tiempo. 

Ambas tienen sus beneficios si se toman sin abusar. Estimulan la actividad neuronal y física y son potentes antioxidantes.

Hay que tener en cuenta que hay gran diferencia de teína entre unos tes y otros, además de otros factores que influyen como su recolección, región, etc. Por ejemplo el te blanco es el que menos concentración de teína presenta.

En el té tenemos la posibilidad de reducir el contenido en teína sumergiendo las hojas de te en agua caliente medio minuto antes de colocarlas en agua limpia para infusionar, donde ya seguiremos los tiempos necesarios en cada tipo de té.

¿Qué efectos tiene la cafeína en nuestro organismo?

Ya hemos hablado de la influencia que tiene la cafeína en los receptores del descanso. Sin embargo, también tiene efectos en otras partes de nuestro organismo como en el sistema cardiorrespiratorio y en los riñones. Y es que los receptores de adenosina de las neuronas son también los encargados de relajar la frecuencia cardíaca y la producción de orina cuando es necesario.

Al tomar cafeína se bloquean estos receptores y provoca el efecto contrario: un latido del corazón más rápido y una producción mayor de orina. 

Ahora bien, llegar hasta ese punto significa que nos hemos pasado por mucho con la cantidad de cafeína que deberíamos tomar atendiendo a las características de nuestro organismo. De manera que si consumes café puedes observar si te cuesta dormir, si tienes taquicardias o si orinas en exceso. Si notas estos síntomas lo ideal sería reducir el consumo de cafeína en cuando a cantidades.

Siendo responsables con el consumo de cafeína no deberíamos tener ningún problema y podríamos beneficiarnos de las propiedades que presenta para nuestro rendimiento.

Quizá pueda interesarte:

¿Cuál es el límite en el consumo de cafeína?

Café

Como con muchas sustancias, cuanto más son consumidas más cantidad se necesita para notar sus efectos. En el caso de la cafeína a esto se le denomina «tolerancia a la cafeína».

Esto es debido a que nuestro organismo se defiende del engaño que la cafeína le provoca en los receptores y crea más cantidad de ellos para que la adenosina pueda estimular las neuronas y poder sentir la necesidad de descansar.

La tolerancia a la cafeína solo sucede en bebedores habituales, en los ocasionales no debería haber problema. En los primeros lo que puede suceder es que al dejar de consumir café y al tener un mayor número de receptores, si se deja de tomar cafeína durante una temporada la sensación de cansancio será mayor de lo que debería. Es por ello que las personas que acostumbran a tomar café todos los días llega un momento en que lo necesitan para estar despejados y no sentirse somnolientos durante la jornada.

Lo ideal sería no tomar más de dos cafés o bebidas con cafeína diarias y nunca pasado del medio día. También sería prudente no tomar todos los días o unos días con cafeína y otros sin, para no generar tolerancia a la cafeína en nuestro cuerpo.

De todos modos como con otros productos el límite lo pone nuestro propio organismo, de manera que escúchalo para ver los efectos que tiene la cafeína sobre nosotros de manera individual.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.