Pros y contras de las relaciones abiertas

relaciones

Lo normal es que al tener una pareja, la relación sea cerrada entre ambas personas. Sin embargo puede darse el caso de que la relación sea abierta con todo lo que ello conlleva. Este tipo de relaciones se pueden dar en parejas en las que el grado de seguridad y de confianza sea bastante alto.

Por supuesto debe haber un acuerdo por parte de ambos ya que de lo contrario puede destruir la propia relación. En el siguiente artículo te contamos en qué consisten las relaciones abiertas y cuáles son sus pros y sus contras.

Las relaciones abiertas en la pareja

La poligamia es algo complicado de aceptar y no todas las personas están de acuerdo con la misma. La monogamia es algo que se da por supuesto dentro de la pareja y muchas personas no están preparadas desde el punto de vista emocional a la hora de aceptar relaciones abiertas con su pareja. A la hora de consentir dichas relaciones dentro de la pareja, ambas personas deben tener una serie de cualidades o características:

  • Son personas bastante seguras de sí mismas y con un grado de confianza bastante alto. No hay ningún tipo de miedo a la hora de perder a la pareja ya que las terceras personas no suponen ningún tipo de peligro para el buen devenir de la relación. El conocer a alguien ajeno a la pareja, ayuda a romper con la monotonía y a mejorar el aspecto íntimo con la propia pareja.
  • Las personas que practican las relaciones abiertas o la poligamia son buenas tanto en la comunicación como en el diálogo. Hay que fijar una serie de reglas o normas para que no haya ningún tipo de malentendido dentro de la pareja.
  • Se trata de personas con una mente abierta que se alejan de pensamientos que no concuerdan con la poligamia como es el machismo o ciertas convicciones de tipo religioso. En caso contrario la relación puede estar condenada al fracaso.

poligamia

Riesgos y peligros de las relaciones abiertas

Hay una serie de peligros a la hora de practicar con la pareja una relación abierta:

  • Puede ocurrir que una de las partes se arrepienta a la hora de practicar la poligamia. El problema aparece cuando la otra persona está a favor de la relación abierta, surgiendo conflictos y desavenencias que pueden dar lugar al fin de la propia relación.
  • Se puede dar el caso de que algunos de los miembros de la pareja se termine enamorando de la tercera persona. Es un riesgo que siempre está ahí y que la pareja debe tener siempre presente antes de iniciarse en el mundo de la poligamia.
  • Es posible que al poner en la práctica una relación abierta, pueda salir a la luz ciertas inseguridades en alguna de las personas. Estas inseguridades pueden dar lugar a que peleas continuas y a reproches que pueden acabar con la propia pareja.

En definitiva, las relaciones abiertas pueden ser algo bueno y positivo para determinadas parejas. Sin embargo es algo que se debe pensar con calma y estar bastante seguro antes de dar tal paso dentro de la relación. Como has podido ver, no todo el mundo está preparado a la hora de practicar la poligamia con la pareja y son muchos los riesgos que implica.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.