Propiedades del aceite de macadamia en belleza

Cuando hablamos del aceite de macadamia, seguro que ya te habrás imaginado que sale de la conocida nuez de macadamia, que se consume a menudo. Este fruto seco se saca de un árbol que tiene su origen en el este de Australia. Posteriormente se llevó a Hawaii y Costa Rica, en donde hoy en día se pueden encontrar también. De este árbol se extrae el fruto y de él la nuez, que se tuesta para su consumo o se deja al natural para extraer el aceite de macadamia.

Precisamente de este aceite de macadamia vamos a hablar, porque tiene un gran valor en el mundo de la belleza. Sus propiedades hacen que sean muchos los productos de belleza que llevan entre sus ingredientes este aceite, así que puede que sea otro de esos descubrimientos de belleza natural que tanto nos gustan.

Qué es el aceite de macadamia

Este aceite se extrae cuando se prensa en frío la nuez en crudo sacada de este árbol, la Macadamia ternifolia. Debe ser aceite puro de primera prensada en frío para que conserve todas sus propiedades, tal y como ocurre con otros aceites naturales. Siempre debemos mirar que esto se encuentre indicado para saber que se trata de un aceite de primera calidad, o que no está mezclado con otros aceites de menor coste.

Este aceite tiene la propiedad de ser el único aceite vegetal que contiene grandes cantidades de ácido palmitoléico, que es un ácido graso monoinsaturado, responsable del metabolismo de los lípidos. Esto lo convierte en un aceite ideal para cuidar la piel a diario.

Este aceite tiene una textura fluida y ligera, con un color amarillo claro. Además, es no comedogénico, lo que quiere decir que no obstruye los poros, por lo que es ideal para aplicar sobre la piel. También es un aceite ideal para usar como base de otros aceites esenciales, de los que solo se utilizan unas gotas.

Aceite de macadamia para tu piel

Este aceite es una producto perfecto para la piel. Utilizarlo ayuda a que la piel se mantenga muy hidratada, y como no obstruye poros sirve para todo tipo de pieles. No obstante, las pieles secas son las que se verán mas beneficiadas por el aceite, porque les ayuda a hidratarse y evita la tirantez y las rojeces.

Por otro lado, es un aceite que combate las arrugas previniendo su aparición gracias a su poder hidratante y a la vitamina E que contiene. También es el aceite ideal para calmar la piel enrojecida, por lo que es perfecto si tendemos a tener rojeces o problemas en la piel. Incluso se recomienda para las quemaduras solares y para las manchas en la piel ocasionadas por la edad o la exposición al sol. Así que estamos ante un producto que cubre muchas de las necesidades de la piel. Con su composición cercana a la del sebo propio del cuerpo, tenemos un aceite que cuidará la piel proporcionándole la hidratación natural que pierde con el tiempo.

Aceite de macadamia para el pelo

Si es un aceite que ta ayuda a tener la piel bien, también podemos contarte que le puedes sacar mucho partido en el cabello. Este aceite se puede utilizar en el cuero cabelludo, ya que con sus ácidos grasos ayuda a mantener la salud tanto del cuero cabelludo como del folículo. No solo ayudará a tu pelo a estar más sano, introduciendo el sebo que le hace falta, sino que también calmará el cuero cabelludo con picores y lo hidratará. Se puede utilizar de raíces a puntas para conseguir un efecto de pelo suave y sedoso durante todo el día.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *