Propiedades y beneficios de las avellanas

 

 Uno de los frutos secos más conocidas son las avellanas, unos pequeños frutos deliciosos que pueden brindarnos grandes beneficios gracias a sus propiedades nutricionales.

Las avellanas son naturales de Turquía y España pero son consumido en todas las partes del mundo, además, son muy versátiles y tienen muchos usos en nuestra cocina.

Su cultivo y recolecta se desarrolla entre los meses de agosto y septiembre. Aunque es en diciembre cuando se solicitan más para realizar chocolates y repostería especial de navidad. 

Puedes comprarlas y guardarlas refrigeradas con envases con cierres herméticos. Puedes además, congelarlas y así te podrán durar desde 4 meses hasta un año.

Las avellanas se les puede conocer con diferentes nombres, como por ejemplo: negret, morell, gironell, pauetet, etc, en las zonas de Reus.

Su sabor es suave, son crujientes y nos recuerda a los alimentos dulces, son pequeñas pero muy nutritivas. Son redondeadas, de color marrón y tienes cáscara. Por dentro son de color crema o blanco amarillento.

Se pueden consumir crudas, tostadas, endulzadas o saladas. Además, se puede extraer su aceite o hacer leche vegetal de avellanas a partir de ellas. Son fáciles de consumir y digerir, además, se pueden comprar en gran cantidad de supermercados, aunque nosotros recomendamos que sean de cultivo ecológico.

Propiedades de las avellanas

Las avellanas son ricas en multitud de sustancias, las cuales veremos a continuación.

  • Ricas en vitaminas A, las del grupo B, y E. 
  • Gran cantidad de hierro, potasio, calcio, magnesio, manganeso y otros minerales.
  • Contienen ácidos grasos insaturados.
  • Fibra.

Las avellanas tienen un aporte calórico de 690 calorías por cada 100 gramos.

Beneficios de las avellanas

Estos minerales y componentes se traducen en una serie de beneficios que son perfectos para mantener una buena salud en nuestro organismo.

  • Gracias a su aporte vitamínico en vitamina E se verá favorecida tu piel. 
  • La fibra hará que tu intestino esté más limpio y pueda desechar toxinas y mantener una limpieza perfecta.
  • El calcio aumenta la salud ósea, evitarás complicaciones en los huesos. 
  • Las grasas son buenas para evitar y combatir el colesterol alto. 
  • Elimina los altos niveles de triglicéridos en sangre.
  • Mejora nuestro estado de ánimo, las avellanas son buenas para reducir el estrés y la ansiedad. 
  • Se utiliza como alimento que nos ayuda a perder peso. 
  • Este fruto también se utiliza en el mundo de los productos cosméticos.
  • Si estás embarazada pueden ser muy beneficiosas consumirlas después del parto y durante la lactancia. 
  • Se puede consumir avellanas durante la gestación del bebé, ya que contienen hierro y reforzará el sistema inmune de la madre.
  • Evita las diarreas y los gases.
  • Se puede utilizar su aceite para mejorar la salud de la piel. 
  • Se encuentra en los productos de cuidados para el cabello, sus valores nutricionales lo nutren y lo mantienen suave, brillante, fuerte y sano.
  • Si eres alérgico, no lo consumas. 
  • Es un alimento antioxidante. 
  • Gracias al fósforo, magnesio y el manganeso este pequeño fruto te otorgará de energía y te sentirás con fuerzas y nada fatigado.
  • Está recomendado como un producto rico para los más deportistas.

Frutos secos y adelgazar

No abuses de las avellanas o de ningún fruto seco ya que pueden hacerte engordar. Siempre se dice que son buenos para adelgazar y controlar el peso. Es cierto que si se consumen con moderación pueden ayudarte en esa etapa de tu vida.

Son un buen snack para comer entre horas, pero no hay que excederse de los 20 gramos, ya que esta cantidad ya nos aporta 130 calorías. Sin embargo, si dejamos pasar 15 o 20 minutos veremos cómo son muy saciantes y nos aportan energía para continuar con el resto del día.

Lo ideal es consumirlos por la mañana ya que así tendremos todo el día para quemar las calorías ingeridas y podrá nuestro organismo recoger todas las sustancias necesarias para sobrellevar la jornada.

Es un alimento muy versátil. Las puedes consumir crudas, las puedes tostar tú mismo en la sartén o las puedes añadir a cremas, ensaladas, yogures, batidos o hacer leche de avellanas en casa. Pon a prueba tu imaginación y juega con las avellanas en la cocina.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *