Primer verano para las primerizas

Si ya el calor es súper sofocante para una persona normal, para los niños, ancianos y embarazadas resulta muy peligroso. El Sol resulta beneficioso para el organismo, pero los rayos ultravioletas y el calor que trasmite en exceso ocasiona malas pasadas, por lo que hay que cuidarse mucho.

Las primerizas suelen tener muchas dudas sobre su embarazo pero sobre todo en cuanto a la época veraniega, ya que estas no sobrellevan las altas temperaturas con mucho agrado. Pero esto no es ocasionado tan sólo por el calor ambiental, sino también por la misma embarazada.

El peso y la sensibilidad de la embarazada influye en menor medida a que el calor resulte incómodo para ellas pero, también, el cambio de hormonas a lo largo de todo el embarazo (progesterona) hace que haya un aumento de la temperatura corporal de la gestante, ocasionando una sudoración excesiva y un incremento del metabolismo generando más calor de lo habitual.

Cuidado con la playa

Una de las cuestiones que más dudas conlleva a una primeriza es si resulta o no beneficioso acudir a la playa estando embarazada. El aire puro del mar es muy favorable para nuestra salud, aunque se debe seguir unas pautas de protección para evitar correr riesgos innecesarios.

Cuando acudáis a la playa protegeros muy bien del sol con cremas solares y sombreros, para prevenir los típicos golpes de calor. Es recomendable que estéis el mayor tiempo posible bajo la sombrilla, aunque los paseos en la orilla también contribuyen en la circulación de la sangre en vuestras piernas, aliviando mucho la pesadez de la mismas y los típicos calambres.

Si acudís por primera vez con vuestros hijos a la playa o piscina debéis tener una actitud positiva y tranquila. Estos deben de conocer el mar de manera natural e integrarlos en él sin esfuerzos, que vea que es otro ambiente divertido para ellos. Es frecuente que muchos bebés lloren al entrar en el agua e, incluso, que rechacen hasta mojarse sus pies. Esta fobia es debido a que no les agrada demasiado el cambio de temperatura del agua en su cuerpo, por lo que no se les debe obligar. Cuando sea más grande verá a los demás niños divertirse en el mar realizándolo por sí mismo.

Es normal que los padres primerizos tengan miedo a que les pueda pasar algo malo a sus hijos, pero con una buena vigilancia no hay ningún tipo de problema. Si se toman las medidas necesarias en cuanto a la protección de estos no se correrá ningún riesgo grave.

¿Cuándo salir de casa?

El estar embarazada no es un estado de sobreprotección del bebé por el cual debemos estar siempre en casa descansando y sin movernos. Todo lo contrario, el embarazo debe de ser un proceso activo en el que la mujer debe seguir sus hábitos normales de vida.

A las primerizas les asusta mucho salir de casa en esta época del año en todo momento. Por la mañana porque el calor va en aumento y el cansancio se nota aún más, por la tarde porque es insoportable dar un paseo de más 5 minutos y, por la noche, porque las altas temperaturas y el mismo bebé no nos deja dormir.

Para salir de casa es aconsejable hacerlo fuera de las horas de máximo calor, es decir, desde las 12h a las 17 de la tarde. Dar un paseo por la mañana para ir a desayunar no resulta para nada contraproducente, lo que sí es primordial mantenerse siempre hidratada, por lo que es importante llevar siempre una botella de agua fresca en el bolso y beber continuamente para no deshidratarse.

Además, a pesar de estar cansadas por todo el día, se debe hacer el esfuerzo de pasear por la noche, siempre en compañía de alguien. La noche es el momento clave para pasear por la ciudad, ya que el Sol da una tregua y es donde más bajan las temperaturas. Para prevenir sofocaciones andar despacio con un calzado y ropa fresca y, a poder ser con un abanico para ir refrescándonos mientras caminamos.

Medidas para evitar los golpes de calor

Establecer unas medidas de prevención es imprescindible para aliviar los golpes de calor y evitar la deshidratación. Por ello, os dejamos algunas claves para mantener el cuerpo en condiciones refrescantes para su óptimo funcionamiento.

  •  Mucho líquido – El agua es el gran aliado contra la deshidratación pero tampoco hay que abusar. Es recomendable tomar entre 1,5 y 3 litro al día repartidos en té o infusiones, zumos, bebidas isotónicas o batidos frescos para saciar la sed.
  • Adaptar la dieta – En verano es preferible consumir alimentos ricos en agua, como por ejemplo la sandía y el melón. Las frutas y las verduras son alimentos que no pueden faltar en la dieta de las embarazadas por lo que debéis optar alternativas refrescantes, como el gazpacho o el salmorejo.
  • Refrescar el hogar – Es importante abrir las ventanas a primera hora de la mañana y la noche puesto que es cuando las temperaturas bajan mucho. Durante el mediodía y la tarde se deben cerrar ventanas y echar toldos  y persianas para que el calor no entre demasiado. Si fuera necesario utilizar el aire acondicionado, este no resulta perjudicial pero hay que mantenerlo a una temperatura suave para no resfriarnos. El ventilador es ideal para mover el aire y que no se quede estancado, así como los abanicos para salir a la calle.
  • Ropa fresca – Es importante evitar las ropas ajustadas. Usar prendas holgadas de tejidos naturales y de colores suaves es lo mejor para esta época del año. Además, es aconsejable utilizar sombreros, pañuelos o gorras así como gafas de sol.
  • Duchas continuas – Si el agua es estupenda para quitar la sed, también la es para aliviar el calor. Sin embargo, hay que procurar evitar el agua fría, lo normal es que esté tibia, para así regular la temperatura corporal.
  • A la sombra – Si queréis dar un paseo recordar hacerlo a primeras horas de la mañana y por la noche, para así evitar las horas de calor. Al igual que si viajamos a la playa, piscina o campo buscar lugares con sombra o permanecer debajo de la sombrilla.


Categorías

Consejos mamás

Ale Jimenez

Me llamo Ale y soy Educadora Infantil. Colaboro en algunos blogs de AB relacionados con mis dos grandes pasiones, la cocina y los niños. No soy... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *