Prendas que no debes llevar a una entrevista de trabajo

Cuando vamos a una entrevista de trabajo, los nervios no nos dejarán pensar con claridad. Nos dicen que debemos prepararnos para las supuestas preguntas, para poder tener una actitud relajada y como no, para dar lo mejor de nosotros mismos. Pero en todas esas claves, también son las prendas las que pueden decir mucho.

Un lenguaje para el que no es necesario las palabras. ¿Cómo puedo ir vestida a una entrevista de trabajo?. Ésta es la pregunta que más nos solemos hacer y hoy, la contestaremos de una manera muy especial. Te diremos todas esas prendas o combinaciones de look, que mejor no debes llevar en un momento como éste.

Chaquetas o blazer en una entrevista de trabajo

En lineas generales, debemos ir arregladas pero sin pasarnos. Los términos medio siempre son una buena opción. Es por ello que ante esta indicación y también ante la moda, nos llevan a terminar con una chaqueta americana o un blazer. Sí es cierto que puede ser una gran alternativa para la entrevista de trabajo. Aunque siempre, con matices. En este caso, intentaremos no caer en la sobriedad ni tampoco en las últimas tendencias.

Así es que, no debes usar un blazer con una lencera muy escotada. Quizás sí para salir a cenar o de fiesta pero no para una entrevista. Lo mejor es acompañar una chaqueta de este estilo con una blusa básica. Los colores también juegan un papel fundamental. Puedes optar por la combinación de los básicos blanco o negro. Del mismo modo, podrás llevar algunos neutros y pinceladas de color pero nunca en tonos muy vibrantes o neón.

Adiós al estilo anticuado

No se trata de ir demasiado formal, ni con esos pantalones de tela que hace años que no te pones. Hoy en día existen una gran variedad de estilos. De ahí que podamos ir con un pantalón así y una chaqueta de igual manera. Queremos dar una imagen fresca y actual pero sin caer en la tentación de los estampados llamativos, colores fuertes o prendas demasiado atrevidas. Todos ellos  los dejaremos para nuestra vida privada. Opta por un estilo cómodo pero no informal.

Olvídate de las faldas o pantalones muy cortos

Otro de los grandes básicos en nuestro armario son los shorts y las faldas. Pero cierto es que algunos de ellos no deberían presentarse en una entrevista de trabajo. Lo mejor es que las faldas sean midi o que cubran las rodillas y como pantalones, siempre optaremos por los largos. Tampoco es una buena opción que ninguna prenda sea muy ajustada. Siempre nos volvemos a quedar con un término medio. Pantalones rectos pero no sumamente ajustados. Blusas con forma pero tampoco de esas de lycra que se ciñen mucho. Solo queremos dar una buena imagen, pero no llamar la atención por ella.

¿Qué zapatos debo evitar?

Los complementos también forman parte de nuestro look, así que como tal, tenían que ser mencionados. En este caso, nos olvidamos de los tacones de vértigo y de aguja, de las grandes plataformas así como de las zapatillas deportivas. Un zapato de corte salón y con tacón bajo, es una buena opción, o bien unos botines con un tacón bajo o medio. Lo mejor es llevar unos zapatos cerrados.

Looks con jeans

Antes hemos mencionado los pantalones de tela, pero si te sientes más cómoda con unos jeans, adelante. Es siempre una buena opción, pero eso sí, olvídate de esos jeans rasgados o los que cuentan con bordados y pedrería. Solo podrás llevar unos sencillos y clásicos, de toda la vida. Los puedes combinar con una blusa en tonos básicos y una chaqueta fina en colores claros. Algo sencillo y cómodo a la vez. Olvídate tanto de los estampados como de las transparencias.


Categorías

Qué me pongo

Susana Godoy

Desde pequeña tenía claro que lo mío era ser profesora. De ahí que me haya licenciado en Filología Inglesa. Algo que se puede combinar a la... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *