Pregorexia, el miedo a engordar durante el embarazo

Pregorexia

Son muchos los miedos que pueden surgir en torno al embarazo, especialmente cuando se es primeriza. Todo lo desconocido causa preocupación, porque la incertidumbre de no saber qué va a pasar genera grandes niveles de estrés. Para algunas mujeres enfrentarse a todos los cambios del embarazo es emocionante, pero para otras muchas, supone un gran temor.

El miedo a engordar durante el embarazo existe, tiene unas características generales y un nombre propio, concretamente pregorexia. Este trastorno, aunque no está recogido en el Manual de Trastornos mentales como otras enfermedades similares como la anorexia o la bulimia, es una realidad y se conoce como la anorexia de las mujeres embarazadas.

¿Qué es la pregorexia?

El peso en el embarazo

La pregorexia es un trastorno alimentario que se da exclusivamente durante el embarazo. La característica principal de este trastorno es el miedo a engordar que sufre la futura madre. Un problema que puede poner en riesgo la salud, tanto de la madre, como del propio feto. Este trastorno alimentario comparte rasgos con otros similares. La embarazada realiza ejercicio en exceso, controla obsesivamente la ingesta de calorías, además de los típicos atracones y posteriores purgas.

Este trastorno puede darse en mujeres que no han sufrido problemas con la comida anteriormente. Sin embargo, lo habitual es que se dé en mujeres que con anterioridad han convivido o conviven con trastornos de conducta alimentaria, como la anorexia o la bulimia. No obstante, haber sufrido este problema en el pasado, no supone la garantía de que pueda desarrollarse de la misma manera en el embarazo.

Síntomas de trastorno alimentario en embarazadas

Todas las mujeres no viven de la misma manera los cambios en su cuerpo, aunque lo habitual es que se reciban con naturalidad y pensando en que se deben a que una nueva vida está creciendo dentro de ti. Para algunas mujeres, ver como crece la barriga es emotivo, pero para otras, no lo es tanto sin que ello suponga un problema. Ahora bien, cuando el miedo a engordar tiene un trasfondo mental, pueden surgir estos síntomas relacionados con la pregorexia.

  • La embarazada evita hablar de su embarazo o lo hace de una forma irreal, como si no fuese con ella.
  • Evita comer delante de otras personas, prefiere comer en la intimidad.
  • Presenta obsesión por contar las calorías.
  • Hace ejercicio de forma anormal, en exceso, sin tener en cuenta los síntomas normales del embarazo.
  • Pueden provocarse el vómito, aunque siempre intentarán hacerlo en privado.
  • A nivel físico, se puede advertir fácilmente que la mujer no sube de peso de forma normal en el embarazo.

Estos síntomas pueden pasar inadvertidos si no se convive de cerca con la embarazada. Sin embargo, se vuelven más evidentes hacia la mitad del embarazo, cuando la barriga aumenta notablemente, las piernas, los brazos, la cara o las caderas, también se ensanchan naturalmente por el embarazo. Aunque estos cambios no son idénticos en todas las mujeres, resultan muy evidentes cuando no se producen de forma normal.

Riesgos de la pregorexia para la madre y el bebé

Deporte en el embarazo

Los riesgos de este trastorno alimentario en el embarazo pueden ser numerosos, tanto para la madre como para el bebé. En primer lugar, el feto no recibe los nutrientes que necesita para desarrollarse con normalidad. El bebé puede nacer con bajo peso, problemas respiratorios, parto prematuro, malformaciones o trastornos neurológicos de diversa gravedad, entre otros.

Para la madre, la pregorexia puede provocar graves problemas como anemia, desnutrición, arritmias, pérdida del cabello, bradicardia, déficit de minerales, descalcificación ósea, etc. Y no solo durante el embarazo, los problemas de salud pueden afectar a largo plazo. Además de todos los problemas de salud mental que este trastorno conlleva.

Por ello, si crees que puedes estar sufriendo pregorexia en tu embarazo, es muy importante que te dejes cuidar y te pongas en manos de un profesional. Por tu seguridad y por la salud de tu futuro bebé, porque después podrás volver a tu peso, pero si se producen problemas en su desarrollo, nunca tendrás la posibilidad de volver atrás.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.