¿Por qué tengo calambres musculares? Cómo prevenirlos

Calambres musculares

¿Sufres a menudo calambres musculares? Si has respondido que si, esta información te va a resultar de lo más interesante. Los calambres musculares son espasmos involuntarios que se producen en los músculos, de forma desprevenida y causando un gran dolor instantáneo. Aunque suele ocurrir después de hacer ejercicio, muchas personas sufren los calambres musculares en las piernas y con gran frecuencia durante la noche.

Cuando esto ocurre, te despiertas con un fuerte sobresalto, con los músculos del gemelo agarrotados y un dolor intenso. El calambre puede tener una duración desde unos segundos hasta varios minutos y pueden darse en cualquier parte del cuerpo. Aunque lo más frecuente es que se den en los muslos, los gemelos, la planta de los pies, en las manos, los brazos o el cuello.

Cuáles son las causas de los calambres musculares

Calambres por deshidratación

Existen muchas razones por las cuales se puede producir un calambre muscular, incluso, a menudo se desconocen las causas. Sin embargo, lo más habitual es que se den circunstancias como las siguientes:

  • Tensar demasiado el músculo: Estirar los músculos es muy importante para evitar este tipo de trastornos, porque una de las causas más comunes es tensar en exceso el músculo. Cuando no se favorece la recuperación, el músculo se contrae causando lo que se conoce como calambre.
  • La deshidratación: No consumir suficiente agua es fatal para los músculos y un déficit de líquido también es una causa frecuente de los calambres.
  • Carencias de electrolitos: Al hacer deporte, caminar intensamente o sudar en exceso, se pierden muchos minerales necesarios para el buen funcionamiento muscular. El magnesio, el calcio o el potasio, son minerales muy importantes y su carencia puede causar trastornos musculares como los calambres.
  • El consumo de algunos fármacos.
  • Las mujeres embarazadas: Muchas mujeres embarazadas sufren calambres musculares debido a la mala circulación y sobrecarga muscular producida por el embarazo.
  • Tener una mala forma física: El sobrepeso añade un sobreesfuerzo muscular a todo el cuerpo, lo que supone que tus músculos tengan que realizar un exceso de trabajo cada día. Mejorar tu forma física te ayudará también a controlar los problemas musculares, entre otras muchas cosas.
  • Una mala técnica al hacer ejercicio: Las sobrecargas musculares también se producen por hacer mal los ejercicios, por ello es muy importante poder contar con la ayuda de un entrenador. Si no es así, intenta realizar un entrenamiento apropiado para tu estado físico. Reduce la intensidad y cuando mejores tu forma a base de constancia, podrás aumentar el trabajo y el esfuerzo.

Cómo prevenir los calambres musculares

Estiramientos para evitar los calambres

Las medidas de prevención son en este caso, al igual que en otros muchos, la mejor solución. Es decir, preparar tu cuerpo y mantenerlo saludable es la mejor manera de evitar los dolorosos y molestos calambres musculares. Cuando vayas a realizar una actividad física, es esencial realizar un buen calentamiento y estiramiento para preparar los músculos.

De la misma manera, antes de acostarte debes realizar algunos estiramientos, especialmente si notas alguna zona muscular demasiado cargada. Las piernas sufren el peso y la sobrecarga diaria de pasar muchas horas en pie, sentada o sencillamente soportando todo el peso del cuerpo. Si sufres calambres en las piernas por las noches, acostúmbrate a aplicar agua fría en movimientos circulares.

Asegúrate de tomar la suficiente cantidad de agua, especialmente si practicas ejercicio o pasas muchas horas en temperaturas extremas. El calor también es una causa de los calambres musculares, aunque más bien es una consecuencia de una mala hidratación. Toma mucha agua y bebidas isotónicas después de realizar ejercicio, así recuperarás los electrolitos que hayas perdido. Cambia tu alimentación y elige alimentos con minerales como el potasio y el calcio. Toma mucha agua para mantener tu cuerpo bien hidratado.

Cuándo ir al médico

Tener calambres musculares no es, en principio, un motivo de preocupación. Sin embargo, si sueles tener esos espasmos musculares con frecuencia, es aconsejable que acudas al médico para que te realice un examen completo. Especialmente si sufres calambres a menudo, si son muy dolorosos y si después de cambiar tus hábitos y aplicar los consejos mencionados no notas mejoría.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.