¿Por qué te sientes mal cuando empiezas la dieta?

dieta

Todas hemos pasado por esto alguna vez… admítelo, tú también. ¿Quién no ha empezado una dieta nueva y se ha sentido mal por lo menos durante la primera y la segunda semana? Es cierto que cuando se pasa el umbral de la segunda (o tercera) semana de la dieta las cosas empiezan a cambiar y te sientes mejor, pero los primeros días… pueden ser insufribles.

Si has decidido deshacerte de los dulces y empezar a comer más frutas, verduras, introducir más fibra en tu dieta… sí, has empezado a comer saludablemente, y también es posible que también sufras dolores de cabeza, tengas más sueño, te sientas más cansada, estés irritada, te enfades por todo y con todos, te sientes confundida… y es que los primeros días de dieta, comer sano no te hace sentir bien, ¿verdad? Tiene una explicación que seguramente te interese saber para poder afrontar mejor la dieta.

dieta comida

¿Qué sucede cuando comenzamos una dieta?

Si dejas de comer lo que estabas acostumbrada y pasar directamente a la dieta, es probable que pases por el síndrome de abstinencia antes de sentir todo lo bueno que tiene la comida saludable para ti. Puedes sufrir gases, hinchazón y dolor de estómago. Si estabas acostumbrada a los alimentos con azúcar, a bebidas con cafeína… sentirás que estás bien, pero en cuanto ese nivel de azúcar en sangre empieza a disminuir experimentarás sensaciones de cansancio que harán que tu mente sólo piense en chocolate… ¡y tendrás que sacar toda tu fuerza de voluntad!

Es muy normal que se sienta tristeza. Este factor se generaliza en todas las dietas y eso ocurre principalmente para todos los que ya lo han experimentado y acaban creando dietas adelgazantes y dónde vuelven a cubrir con picos de sobrepeso.

El factor psicológico es el causante de todo lo que se rige en nuestras vidas, sobre todo a la hora de determinar que hay que recurrir a una pérdida de peso. Si realmente va a costar y vamos a comenzar con una baja autoestima, es mejor marcar un objetivo factible y dividirlo en pequeños retos. Recurrir a un nutricionista para que nos ayude con estas funciones nos servirá de gran ayuda.

¿Por qué te sientes mal cuando empiezas la dieta?

Otra de las causas que nos hace sentir mal es cuando ya imaginamos que una dieta no va a servir porque una vez finalizada volveremos a recuperar nuestro peso. Efectivamente eso es un error. Si se comienza un régimen alimenticio es para que termine con varias funciones: tanto para aprender a comer, a eliminar parte de la grasa que no necesita nuestro cuerpo y para que nos ayude a mantener mucho más vitales.

Pero ocurre que la gente que comienza no se da cuenta que tienen que continuar con la misma dieta para el resto de su vida. No será tan estricta, pero se aprenderá a comer. Esto será el objetivo final para poder mantener la línea.

¿Conoces el efecto rebote o yoyó? Pues esto es una de las causas que pensemos que nuestras dietas se echen para atrás. En definitiva, muchas personas terminan estando a dieta toda la vida y de esta forma acabarán repercutiendo negativamente en sus emociones. Muchas personas experimentan un estado de ansiedad.

Las hormonas juegan un papel importante

El cerebro toma como referencia cuál es “el peso de referencia” de cada persona. El cerebro cree dónde está el peso ideal y lo hace a través de “la grelina”. Esta hormona se genera para crear el hambre porque se cree que el cuerpo está en reserva.

Por otro lado, existe la hormona de «la leptina», que hace todo lo contrario, es la que crea la saciedad. Se segrega cuando se avisa de que el cuerpo ya ha comido lo suficiente o ha tomado las suficientes calorías para obtener energía.

¿Por qué te sientes mal cuando empiezas la dieta?

Llegados a este punto, el cerebro y el cuerpo han de estar sincronizados bajo este tipo de señales. Es normal que cuando se comience una dieta baja en calorías el cerebro demande comer mucho más. De esta forma se puede crear ansiedad por comer, debilidad, depresión, fatiga y dolores de cabeza. Hay que tener paciencia, pues este reto al menos dura un par de semanas. Al cabo de este tiempo el cuerpo comenzará a buscar un punto de ajuste.

¿Qué ocurre cuando han transcurrido unas semanas?

Solventar esas semanas pueden ser tediosas. A lo largo de estos días ya se puede controlar con mucha más calma los dichosos antojos y ese gran apetito que aparecía entre las comidas. Para mantener un buen plan de adelgazamiento siempre es más favorable seguir una dieta que derive a un plazo más largo. De esta forma estamos ejercitando al cerebro para que se adapte mucho mejor al cambio. Hay personas que lo llevan muy bien, pero a otras les puede costar meses e incluso años.

Hay que comer con cabeza, ahora solo falta buscar estrategias que funcionen con la forma de vida de quien la sigue. Uno de los trucos que funciona es comer mucho más despacio. De esta forma se le engañará al cerebro para que se sacie mucho antes y no demande más cantidad.

¿Por qué te sientes mal cuando empiezas la dieta?

En el momento que empiezas a comer más sano, tu cuerpo desprenderá la energía de forma mucho más lenta y sostenida durante el día (algo mucho mejor para ti). Porque no estará recibiendo esa dosis alta de energía rápida que da el azúcar u otro tipo de alimentos. Por eso te sentirás cansado y con dolores de cabeza… ¡pero tú puedes resistirlo! Bebe mucha agua para sentirte mejor en la dieta y poder soportar las primeras semanas de dieta, después todo será como coser y cantar.

Observa a dónde te encuentras y visualiza hasta dónde has llegado. Ahora toca reflexionar que todo ha merecido la pena y cuando llegues a tu objetivo podrás reconocer que has sobrevivido, que te sientes mucho mejor físicamente y has aprendido de todas las virtudes reconocidas de lo que verdaderamente es comer de una forma saludable. Desde este punto queda meditar y pararse a pensar que hay que crear nuevos objetivo y estrategias para que todo lo que se ha construido se mantenga arriba.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.