Por qué salen los orzuelos en los ojos y cómo tratarlos

Por qué salen los orzuelos

Los orzuelos son afecciones de los ojos que se producen como consecuencia de una acumulación de grasa. Pueden ser de dos tipos, el orzuelo interno y el externo. Se trata de una afección muy común que suelen sufrir muchas personas, incluso, pueden aparecer varias veces a lo largo de la vida. La prevención en este caso es fundamental, ya que la salud de los ojos es delicada.

Con algunos consejos que te dejamos a continuación podrás cuidar tus ojos y evitar la aparición de los orzuelos. Pero si ya lo estás sufriendo, te explicamos cómo se tratan correctamente y qué debes hacer para deshacerte de esa infección. Descubre qué son los orzuelos, por qué salen en los ojos y cómo se deben tratar. No obstante, si detectas una molestia ocular lo primero que debes hacer es acudir a la consulta de tu médico.

Qué son los orzuelos y por qué salen

Desprendimiento de retina

En los párpados existen glándulas sebáceas que ayudan a mantener los ojos bien lubricados. De esta forma la piel de los ojos se mantiene sana y protegida. Esa grasa sale de forma natural por los poros de la piel, de forma que se drena de forma natural. Pero cuando esto no sucede, se produce un encapsulamiento de la grasa y esto provoca una inflamación. Cuando se produce en el ojo, se conoce como orzuelo y puede ser interno o externo.

El orzuelo interno se produce cuando la grasa encapsulada es la que se encuentra detrás de las pestañas. Pero cuando la infección afecta a las glándulas sebáceas de las propias pestañas, se trata de un orzuelo externo. Tratar rápidamente el orzuelo en todo caso es fundamental, porque en algunos casos puede infectarse y provocar consecuencias más graves. Incluso, existe el riesgo de que se enquiste y para retirarlo sea necesaria una intervención quirúrgica.

Para evitar que se produzcan alteraciones en los ojos, es muy importante tener en cuenta algunos consejos, ya que existen factores de riesgo que pueden producir orzuelos y otros problemas en los ojos. Generalmente, los orzuelos se producen como consecuencia de la infección de una bacteria que provoca que la grasa de la piel de los ojos se solidifique y tapone los poros por donde se debe drenar.

Cómo se tratan los orzuelos

Para saber si tienes un orzuelo lo que debes hacer es analizar los síntomas. Lo primero que habrás notado es un dolor intenso en el ojo al levantarte, lo que te indica la primera señal de alarma. Después puedes notar otros síntomas como la sensación de tener arenilla en el ojo, sensibilidad a la luz, molestias al parpadear, dificultad para abrir el ojo, legañas, ojos rojos, además de escozor, picor o ardor.

El tratamiento de los orzuelos se suele alargar durante varios días, porque suele tardar aproximadamente unos 20 días en curar. Para tratar un orzuelo es fundamental acudir a la consulta del oftalmólogo que realizará una exploración para determinar el tipo de orzuelo y encontrar así el mejor tratamiento. Generalmente se suele recetar algún analgésico y antiinflamatorio para reducir la inflamación y las molestias.

También es muy común que el especialista recomiende aplicar calor seco para ayudar a drenar la grasa de las glándulas sebáceas. En la farmacia también te pueden dar una pomada específica, aunque con ello solo conseguirás evitar una infección, porque este medicamento por sí solo no puede curar el orzuelo. No obstante, en cualquier caso es fundamental que sea un especialista quién te indique cuál es el tratamiento que debes seguir.

Consejos preventivos

Gotas para los ojos

Los orzuelos son muy molestos y dolorosos porque aparecen en una zona muy delicada del cuerpo. Además del quiste en el ojo, puedes sufrir las molestias de no ver bien, no poder lavarte la cara con normalidad o tener dificultad para dormir. Por ello es fundamental tener cuidado con los ojos para evitar esta y otras molestias. Para prevenir la aparición de orzuelos debes evitar compartir utensilios como toallas, gafas o cosméticos.

Mantén una correcta higiene del rostro, especialmente si tienes la piel grasa. Procura no tocarte mucho los ojos y si lo haces, asegúrate de tener siempre las manos bien limpias. Si utilizas lentillas, haz un correcto uso de ellas para evitar que infecciones en los ojos. Y por último, asegúrate de dormir siempre con los ojos bien limpios. Con estos consejos, podrás evitar en gran medida que tus ojos sufran los molestos orzuelos.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.