¿Por qué nos enamoramos de unas personas y no de otras?

enamorarse

Según un estudio llevado a cabo por la Universidad de Syracuse (Nueva York) y publicado en la “Journal of sexual medicine”, tardamos aproximadamente 8,5 segundos en enamorarnos de alguien. Se trata en esencia de esa primera atracción donde, según la doctora Stephanie Ortigue, nuestro cerebro recibe la misma respuesta eufórica que un opiáceo.

A la hora de enamorarnos se activan más de 12 zonas neuronales, un extenso mapa que viene demostrarnos casi sin ninguna duda, que el amor reside en el cerebro, más que en el corazón. Entonces ¿qué provoca que nos sintamos atraídos por un determinado tipo de personas y no por otras? Es un hecho que todas hemos pensado alguna vez. Nos preguntamos por qué no podemos enamorarnos de personas que quizá serían más convenientes para nosotras, y más aún, por qué no logramos enamorar a quien de verdad deseamos. Véamoslo detenidamente.

El cerebro enamorado

enamorarse 1

Psicólogos y neurólogos se han fijado siempre en esta interesante dimensión. El amor involucra gran cantidad de procesos físicos, biológicos y cognitivos, ahí donde han focalizado sus estudios trayéndonos una serie de conclusiones:

  • Reacción química: en este caso hablaríamos de una atracción basada en un componente muy conocido, las feromonas. Son sustancias secretadas por algunas glándulas presentes en los labios, axilas, el cuello, ingles… imperceptibles incluso hasta para el sentido del olfato. Las percibimos gracias a un órgano llamado vemoronasal, quien se encarga de enviar mensajes que excitan nuestro cerebro. Esta excitación provoca que empecemos a segregar endorfinas, encefalinas, oxitocinas, etc, neurotransmisores que hacen que nos sintamos no solo enamorados, sino cargados de una gran atracción sexual.
  • Similitud familiar: es una dimensión interesante. Sucede cuando al estar con alguien, percibimos una confianza y una comodidad especial. Esta sensación puede darse porque nos es familiar, porque la forma de ser de la otra persona es muy parecida a la de nuestros padres o hermanos. Esto no significa que “nos enamoramos de personas que son similares a nuestros progenitores”, en absoluto. Los psicólogos nos dicen que se trata de una afinidad especial que nos aporta comodidad y seguridad, porque, de algún modo, vemos en el otro rasgos que nos son propios.
  • Teoría de la correspondencia: compartir pasiones similares. El hecho de tener aficiones y gustos semejantes establece también una serie de vínculos afectivos que despiertan la atracción entre dos personas. Pero no se trata solo de “aficiones”. Los expertos aseguran que en ocasiones, haber pasado por vivencias similares también establece una atracción particular entre dos personas. Se crea una intimidad y una complicidad.
  • Teoría de la admiración: a todas nos ha pasado alguna vez. En ocasiones no solo admiramos, a veces, hasta idealizamos. Hay personas por las que nos sentimos atraídas por alguna de sus facultades o capacidades. Virtudes que nos ayudan y refuerzan, personalidades que de algún modo, se complementan con las nuestras. Podemos ser muy nerviosas y enamorarnos de alguien que nos ofrezca calma y seguridad. Podemos ser impulsivas y sentirnos atraídas por hombres más reflexivos, o a la inversa. Esta sería la dimensión que vendría a explicar aquello de “polos opuestos se atraen”.

Estas son las principales dimensiones que los expertos han intentando definir al respecto de por qué nos sentimos atraídos por un determinado tipo de personas. No se trata en absoluto de teorías excluyentes unas de otras, al contrario: pueden combinarse dos o incluso todas.

Pero eso sí, los estudios nos dicen que casi siempre existe una atracción química de base. Ese “algo” que no podemos explicar y que tiene su origen en determinados patrones que el cerebro reconoce como atractivos, y que le incita a segregar gran cantidad de neurotransmisores.

¿Cómo saber si nos enamoramos de la persona adecuada?

enamoramos

Esta es sin duda otra pregunta que solemos hacernos muy a menudo. La complejidad de las relaciones humanas y, en especial las emocionales, conlleva siempre el hecho de tener que arriesgarnos para aprender. Podemos tardar 8 segundos en enamorarnos de alguien, pero para conseguir que una relación se mantenga en el tiempo, necesitamos  esfuerzo, responsabilidad y algo más que química y feromonas.

  • Tras un flechazo ¿cómo sé que es la persona adecuada? Nadie lo puede saber. La atracción física es sin duda un punto de partida muy habitual, pero el día a día es quién nos va a ir dando respuestas. Toda experiencia necesita ser vivida y es normal tener dudas, pero no experimentarlas o evitarlas es un error del que podemos arrepentirnos.
  • Pero, ¿cómo afrontar por ejemplo que la persona que yo deseo no se fije en mí? En ocasiones, vale la pena arriesgarse. Si hemos intentado por todos los medios seducir y enamorar a esa persona por la que nos sentimos atraídas sin tener respuesta, es mejor aceptar la realidad. Pasaremos por un periodo difícil en que tener que asumirlo, un duelo emocional que deberemos afrontar con madurez. Lo más importante es mantener en todo momento nuestra autoconfianza y nuestra autoestima, los rechazos son comunes y no por ello debemos adoptar una actitud derrotista. Al contrario, las relaciones emocionales requieren optimismo y vitalidad. Nuestra felicidad puede estar aguardándonos en otra persona que, sin lugar a dudas, va a aportarnos aquello que necesitamos y merecemos.

Enamorarnos de unas personas y no de otras, encierra todo un complejo dimensional al que los expertos intentan dar respuesta día tras día. Nuestro cerebro es un compendio de necesidades, deseos y realidades combinados con una dosis de neurotransmisores que guían nuestras reacciones y emociones. El comprenderlas no siempre es fácil. Pero eso sí, todos somos responsables de nuestros actos y debemos aprender a gestionar nuestras emociones. Enamorarse siempre vale la pena, saber si es la persona adecuada, solo el tiempo y nosotros mismas lo diremos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *