¿Por qué la piel pierde luminosidad con los años?

luminosidad de la piel

Mirarnos al espejo y ver como nuestra piel pierde luminosidad con los años nos desespera. Siempre nos hacemos la misma pregunta: ¿Por qué pierde luminosidad con el paso del tiempo? Y es que son varios los factores que influyen en la pérdida de luminosidad, uno de ellos es el envejecimiento. El envejecimiento influye en la superficie de la piel y en todas las capas que la constituyen.

Las fases del envejecimiento empiezan por cambios considerables en la piel y su metabolismo. Primero son las apariciones de las arrugas alrededor de nuestros ojos, las famosas patas de gallo, y, posteriormente, aparecen las arrugas alrededor de la boca, o más bien el conocido código de barras. Pero, además, al mismo tiempo nos damos cuenta de que nuestra piel está perdiendo su resplandor poco a poco.

Dos aspectos como la flexibilidad y el resplandor no pueden mantenerse permanentemente, ya que la hidratación, la renovación celular y la producción de la melanina se ven modificados perdiendo así la luminosidad.

Pero no solo el envejecimiento es el culpable de la pérdida de luminosidad de nuestra piel, si no que la falta de sueño, una mala dieta o alimentación, el tabaco y la contaminación son algunos factores que hacen que nuestra piel se vuelva opaca y sin luz.

Factores internos que modifican el aspecto de nuestra tez

No obstante, también existen dos factores internos que modifican el aspecto de la tez de nuestra piel:

  • La producción excesiva de la melanina y un metabolismo debilitado. Con ellos aparecen manchas e irregularidades en nuestra piel.
  • La disminución de la microcirculación en las capas de la dermis. La poca actividad de la piel provoca una tez apagada.

Pero todo esto no es el fin del mundo, por suerte hay muchos tratamientos y trucos que le devuelven a nuestra tez esa luminosidad que hemos perdido con el paso de los años.

A continuación, te vamos a desvelar cuáles son.

Trucos para tener una piel luminosa

Tratamiento de redensificación

Si quieres mejorar la textura, elasticidad y luminosidad de tu piel la redensificación es la mejor opción. Es un tratamiento nuevo de rejuvenecimiento facial sin cirugía. Está enfocado en la corrección y prevención del envejecimiento cutáneo, activando las funciones de las células de la piel.

Usa crema de Resveratrol

Si te falta luz en la piel, y quieres que tu tez refleje luz de forma natural, una muy buena opción es emplear cosméticos que contengan resveratrol. Elimina toxinas, y previene la aparición de manchas. Puedes combinar la crema de resveratrol utilizando a diario cremas muy hidratantes y serums que aporten a tu piel un aspecto muy natural.

Cuida tu alimentación y aumenta los alimentos en vitamina C

alimentos con vitamina C

La vitamina C es fundamental para conseguir luminosidad en nuestra piel. Por eso es importante que cuidemos nuestra alimentación incluyendo alimentos ricos en vitamina C como las naranjas, espinacas, pimientos, uvas, frutos rojos etc.

Evita el tabaco y el alcohol, ya que también son los responsables directos de que muchas pieles tengan un aspecto apagado, arrugado y fatigado.

Utiliza mascarillas con ácido hialurónico

Y es que el ácido hialurónico, es muy bueno para nuestra piel. Aporta hidratación, luminosidad y un aspecto fresco a nuestro rostro. Si lo mezclamos con hamamelis, repara, calma y da sensación de confort. Para mayor efectividad se puede usar una mascarilla que contenga estos ingredientes y aplicarla en frío.

Estos solo son algunos consejos para que tu piel vuelva a brillar y vuelva a tener esa luminosidad que se pierde con el paso del tiempo. La piel es la viva imagen de lo que comemos y de cómo nos encontramos.

¡Cuida tu piel, y cuídate a ti misma!


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.