¿Por qué gotea la nariz cuando hace frío?

Por qué gotea la nariz

Si notas que te gotea la nariz y cuando hace frío y te preguntas cuál puede ser la razón, enseguida te resolvemos esta duda. Ya que se trata de algo más normal y natural de lo que pueda parecer, porque es un mecanismo del cuerpo que actúa para adaptarse al frío y las bajas temperaturas. No estás resfriado, es algo molesto porque sales a la calle en pleno invierno y la nariz empieza a gotear.

Llegas a un sitio cerrado, con calefacción y una temperatura más agradable y el goteo cesa. Si es así, no debes preocuparte porque es algo totalmente natural. Le sucede a la gran mayoría de las personas y es una reacción normal de tu cuerpo, un mecanismo de defensa ante una situación estresante. Descubre en qué consiste este fenómeno y por qué se produce.

Por qué gotea la nariz con el frío

Lo que coloquialmente se conoce como moqueo, recibe el nombre de rinorrea. Puede variar mucho, a veces se trata de un líquido claro y acuoso, otras veces puede ser espeso, más opaco, puede ser intermitente o constante, en definitiva, el moqueo invernal es totalmente variable. En cualquier caso, no es un síntoma de resfriado, ni de enfermedad.

En realidad, que la nariz moquee con el frío significa que tu cuerpo funciona correctamente. Esta mucosidad tiene una función muy importante, ya que evita que los gérmenes, las bacterias, la polución y los agentes externos puedan llegar a los pulmones. El moqueo se puede producir de muchas formas, cuando estás resfriado, al llorar, por alergias o como es el caso que nos ocupa, por las bajas temperaturas.

Cuando hace frío, el cuerpo necesita recuperar la temperatura calentando el aire y esto es lo que hace cuando moquea por la nariz. El aire frío, por lo general es seco y por ello, el cuerpo necesita crear humedad para aumentar la temperatura. La nariz gotea cuando se produce un cambio de temperatura, cuando se expulsa el aire caliente entra en contacto con el frío, se produce la condensación.

Como ves, el efecto es similar al que se produce en los cristales o en el acero. Por la noche cuando arrecia el frío en la calle y en el interior se produce el calor, en las ventanas se crea condensación en forma de gotitas de humedad. Por lo tanto, no debes preocuparte si te gotea la nariz con el frío porque lo único que te indica es que tu cuerpo funciona con total normalidad.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.