Por qué dormir menos puede no ser tan malo

Desde siempre se sabe que el sueño es una parte esencial de la vida, se necesita para sentirse bien tanto por dentro como por fuera. Cuando se duermen pocas horas el cuerpo empezará a acumular tensión que saldrá poco a poco en forma de problemas de salud en la persona afectada. Pero, ¿realmente no dormir suficiente es tan malo como dicen?

Desde las horas obligatorias de la siesta en el preescolar hasta las estrictas horas de «apagar las luces» en el campamento de verano, esta tarea sin sentido era el aspecto vital para vivir una vida saludable. Incluso el perro dormita profundamente durante horas y horas.

Hay personas que se obsesionan con descansar lo suficiente a medida que llegan a la vida adulta. Parece que para estar sano es necesario dormir, para tener una mejor piel y más motivación y energía… ¡todas las respuestas están en dormir lo suficiente!

Cuando aparecen las noches de insomnio

Pero no siempre es posible dormir bien cada noche, ni tampoco tener siempre sueño reparador. En muchas ocasiones, la vida hará que sea complicado que mantengas una buena calidad de tu sueño, por ejemplo cuando se es padre o madre, o cuando hay épocas de más trabajo. Incluso los problemas personales pueden hacer que tengas una peor calidad del sueño durante un tiempo.

Cuando no se duerme bien es bastante normal sentir ansiedad, ya que puedes preocuparte por estar más cansado de lo normal al día siguiente o no rendir lo suficiente en tu vida personal o profesional. El cansancio puede ser tu peor enemigo.

Un estudio que te sorprenderá

Un estudio reciente arroja algo de luz sobre cómo nos afectan nuestros hábitos de sueño. Reveló que a las personas que experimentaron interrupciones del sueño les fue mucho peor que a las que tuvieron menos horas de sueño profundo y de calidad.

Los investigadores encontraron que aquellos que sufrieron varias interrupciones durante la noche tuvieron una reducción del 31% en el estado de ánimo positivo al día siguiente (en comparación con aquellos que durmieron menos horas, solo tuvieron una caída del 12% en el estado de ánimo).  Además, la interrupción del sueño no solo afectó negativamente el estado de ánimo y los niveles de energía, sino que también redujo los niveles de amabilidad y simpatía al día siguiente.

Aunque no tengas hijos propios, ser padre o madre es un trabajo que requiere mucho tiempo. Incluso después de que los niños se hayan dormido, los padres se enfrentan a todas las demás responsabilidades que se dejaron de lado durante el día: facturas, lavadoras, limpieza, correos electrónicos … y la lista continúa.

¿Trabajas incansablemente hasta altas horas de la noche para hacerlo todo, o debes apuntar a las siete u ocho horas recomendadas y acostarte por la noche? La decisión es difícil y varía para todos, pero ahora puedes estar seguro (literalmente) de que una hora de acostarte más tarde que implique unas pocas horas de sueño profundo puede realmente hacerle bien al día siguiente. Lo ideal es que encuentres las horas que mejor te hagan sentir bien.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.