Por qué debes educar sin gritar

Si eres padre o madre es probable que alguna vez hayas perdido los estribos con tus hijos y le hayas gritado en algún momento. No te sientas demasiado culpable, es algo que pasa más veces de las que nos gustarían. Pero eres humano y los niños no se comportan de forma idílica, tampoco esos días en los que estás más cansado/a o estresado/a.

El problema está cuando gritar es algo normal en casa, entonces será necesario pensar sobre lo que está sucediendo para encontrar loas mejores soluciones. Gritar no es una buena forma de disciplina para los hijos, más bien es un error. Siempre tendrás que calmarte antes de disciplinar a tus hijos. ¿Qué estás enseñando a tus hijos cuando gritas?

Les enseñas que la agresión está bien

Si gritas puede llamar la atención de tu hijo ahora mismo, pero a largo plazo no modifica su conducta. Tu hijo lo que aprende a largo plazo es que la agresión está bien para comunicarse. Aprenderá a que debe gritar para expresar su punto de vista siempre que haya un problema o conflicto.

Gritar pierde eficacia

Si gritas muy a menudo, entonces debes saber que perderá toda la eficacia que piensas que tiene. Si siempre hablas alto con el tiempo pierde efectividad del grito o de hablar firme en el futuro.

No respetas a tus hijos (ni a ti tampoco)

¿Cómo te sentirías si el jefe fe tu empresa siempre te grite cuando cometas un error? ¿Qué pasaría si tu pareja empieza a gritarte durante una pelea? Es probable que te sientas a la defensiva, herido y enfadado… Pues a tus hijos les pasa exactamente igual. No importa lo que se quiera decir, solo se escuchará a la otra persona si habla con respeto y cordialmente.

Tu hijo se enfadará y se alejará emocionalmente de ti

Los seres humanos tienen una reacción natural al ser gritados. Nos retiramos o respondemos enfadados. Estas son las reacciones que recibirás de tu hijo cuando pierdas la calma, y ya sea que se corrija o no el comportamiento de tu hijo, debes preguntarse si vale la pena el precio tan caro a pagar solo por apaciguar tu frustración momentáneamente (porque después aumenta la frustración, el estrés y el arrepentimiento por haber gritado).

Muestras que pierdes el control de tus emociones

Desaprobación, desilusión y desagrado: esas son armas bastante poderosas en el arsenal de disciplina de los padres. Pero gritar le muestra a tu hijo que no tienes el control, algo que definitivamente no quieres que ocurra cuando estás afirmando autoridad… Si gritas, tus hijos pierden el respeto hacia ti.

Gritar es dañino

Los gritos son igual de dañinos que los golpes, a nivel psicológico. Usar una dura disciplina verbal, que incluye gritar o insultar, puede ser tan dañino para los niños como golpearlos, es maltrato psicólogico. Se ha descubierto en diversos estudios que los niños que habían experimentado una fuerte disciplina verbal por parte de los padres tenían más probabilidades de tener depresión en el futuro o exhibir problemas antisociales o de conducta.


Categorías

Educar hijos, Madres

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.