Cómo podemos mantener el cabello brillante

Si estás cansada de probar decenas de mascarillas para que tu pelo deje de estar apagado y fosco y ninguna te da resultado, en este artículo de belleza de hoy, especialmente dedicado al cabello, vamos a decirte cómo hacer que éste se vea sano, brillante y lleno de vitalidad. Tener una melena radiante y bien cuidada como recién salida de la peluquería día a día cuesta trabajo pero no es misión imposible.

Hoy te daremos una serie de consejos y trucos sobre cómo podemos mantener el cabello brillante y sin tener que pasar por el salón de belleza demasiado a menudo.

La hidratación es la clave

Como sucede con la piel, la hidratación es la clave para tener un pelo sano y radiante.

  • El calor deshidrata el cabello y todas o casi todas estamos casi siempre bien con secadores o bien con planchas alisadoras. Da un descanso a tu cabello de estos artilugios y apuesta por la opción del aire frío o templado siempre que sea posible (ahora en verano que no hace ni pizca de frío es una buena temporada para dejar secar ‘al vent’ nuestro cabello).
  • El agua de la ducha tiene cloro, aunque en unas provincias es más abundante que en otras, por lo que os recomendamos usar champús y/o mascarillas que aporten un extra de hidratación en cada lavado. Estos aportarán ese brillo que apaga normalmente el agua con cloro de duchas y piscinas.
  • Existen también algunos suplementos alimenticios que bien podríamos probar para conseguir una mayor hidratación. Estos complementos aportan minerales, vitaminas y otros nutrientes que quizás no aportamos de forma normal y habitual en nuestra dieta alimenticia.
  • Bebe dos litros de agua al día. Nada mejor y más barato que el agua para hidratarse, ¡no lo olvides!

Otros trucos para mantener el pelo brillante

Aunque anteriormente os hemos recomendado el uso en cada lavado de un champú y mascarilla hidratante también es cierto que el uso excesivo de acondicionador no es bueno para nuestro cabello. Cuando aplicamos demasiada mascarilla hacemos que el cabello se vuelva más pesado y menos suelto, perdiendo así su volumen natural y quedando más lacio. Si quieres que tu cabello se vea hidratado, brillante pero que a la misma vez conserve esa vitalidad y volumen natural sin verse apelmazado, aplica una dosis de mascarilla más o menos del tamaño de una nuez (puede variar un poco si tenemos el pelo super largo) y aplícala por las zonas más secas pero sobre todo de medios a puntas. Después, enjuaga el cabello no con agua caliente, sino con agua tibia o fría (si te atreves). El agua caliente es muy agresiva para melena y también le resta brillo y fuerza.

Por otro lado, cuando tenemos el cabello húmedo o mojado, éste se vuelve mucho más frágil, por lo que es recomendable secarlo a pequeños toques con una toalla que antes que frotar. Si frotamos con demasiada fuerza, el pelo puede romperse.

Y otro pequeño y último truco para no estropear el cabello, es que lo desenredes en la ducha, con la ayuda de un peine de púas anchas. De esta manera evitaremos los tirones de después.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *