¿Planeas ser mamá? Infórmate y prepárate

1196432265_111.jpgSi entre tus planes más próximos está el de embarazarte, prepara con anticipación tu cuerpo y dale un ambiente saludable a tu bebé. Muchas parejas desconocen de ciertas prácticas médicas e incluso sociales que son importantes tener en cuenta para las primeras semanas de un embarazo.

Existen claras muestras del beneficio que significa el actuar antes de buscar un embarazo, pues el desarrollo del bebé se inicia inmediatamente después de la fertilización, así que tenemos que proveer el ambiente ideal para la mamá y el bebé. Con esto hacemos énfasis de la importancia en lo que actualmente se conoce como la consulta pre-concepcional.

Esta consulta pre-embarazo te ofrece la oportunidad de realizar actividades orientadas a la educación con tu pareja sobre las ventajas de planear los embarazos. Esto fundamenta la necesidad de que acudas con tu pareja al ginecólogo y cuestionen sobre las posibilidades de tener familia. Las respuestas que hagas al interrogatorio que te hará tu ginecólogo determinarán si los cuidados pre-concepcionales deben ser iniciados. El examen físico lo realizará dependiendo del perfil de riesgo específico obtenido al interrogarte.

Componentes de los cuidados pre-concepcionales:

  1. Identificación ordenada de riesgos. Debe ir ordenada hacia:
    • Tu historial médico
    • Tu historia reproductiva
    • Tu historia familiar
    • Tus hábitos nutricionales
    • Tus exposiciones ambientales
    • Tus actividades sociales y tu estilo de vida
  2. Proveer educación individualizada a tus necesidades.
  3. Iniciar intervenciones requeridas para modificar los riesgos.

Después de que seas informada del riesgo en relación con tu salud o la del bebé. Tú podrás aceptarlo, modificar la situación o posponer el embarazo.

Componentes detallados de los cuidados pre-concepcionales:

  1. Identificación sistemática de los riesgos mediante la evaluación de los antecedentes de tu historia médica actual.
  2. Educar basándose en los factores de riesgo encontrados.
  3. Discutir los efectos posibles sobre el embarazo, sobre la base de riesgos identificados.
  4. Determinación de la inmunidad o protección contra la rubéola y sobre la posibilidad de vacunarse.
  5. Determinación de la inmunidad o protección contra la hepatitis.
  6. Exámenes de laboratorio.
  7. Consejo nutricional tomando en cuenta tu peso. Evitar exceso de suplemento vitamínico. Buscar fuentes de ácido fólico.
  8. Hacer énfasis sobre la importancia de la consulta prenatal temprana y explicar la estructura de ésta, basándose en los riesgos identificados.
  9. Recomendar la realización y el seguimiento de un calendario menstrual.

El cuidado a la salud preconcepcional te ofrece una gran oportunidad para detectar alteraciones que pueden ser corregidas antes del embarazo e informar a las futuras mamás de acciones de medicina preventiva que disminuyan las posibilidades de complicaciones en sus futuros embarazos.

Así que si ya están pensando en un embarazo, desde ahora piensen en su bebé; consulten, infórmense y prepárense para esa gran responsabilidad, Ser Padres.

Cuida tu cuerpo
¿Quieres estar en forma y disfrutar de una vida saludable? No te pierdas estos consejos para conseguirlo:
¡Adiós a la celulitis!Gimnasia facial sin cirugía

Deja un comentario