Pilas y baterías, un problema medioambiental

Pilas

Utilizamos pilas y baterías a diario. Hacen funcionar aparatos que nos hacen la vida mas sencilla o cómoda como teléfonos móviles, cepillos de dientes eléctricos, audífonos, básculas de cocina, mandos a distancia… Pero, no siempre somos conscientes del problema medioambiental que representan.

La mayoría desconocemos el alcance del peligro de las baterías y pilas en el medio ambiente. Especialmente de estas últimas, ya que mientras que la baterías tienen la característica de poder recargarse periódicamente, las pilas se desechan una vez  producen la energía para la que fueron diseñadas debido a la degradación de los componentes de los que están fabricadas. Materiales tóxicos para la salud y nocivos para el medio ambiente.

Problemas medioambientales

Las pilas, al igual que otros productos eléctricos similares, como las baterías o los acumuladores, contienen metales y sustancias químicas tóxicas. El mercurio, el cadmio, el níquel o el plomo, habituales en pilas y baterías son peligrosos para la salud, pudiendo provocar un amplio abanico de condiciones y enfermedades en los humanos, pero también nocivos para el medio ambiente si no se tratan de forma adecuada.

El a inadecuado tratamiento de pilas y baterías cuando se termina su vida útil representan un problema para el medio ambiente. ¿Por qué? Porque estas sufren la corrosión de sus carcasas afectadas de forma interna por sus componentes y de forma externa por la acción climática y por el proceso de fermentación de la basura, especialmente la materia orgánica, que eleva su temperatura actuando como un reactor de la contaminación. Y es que al no deshacerse de ellas en el contenedor específico, acaban en vertederos.

Vertedero

Así es como los metales pesados acaban filtrándose en la tierra, en las capas subterráneas de agua, en los ríos y mares contaminando toda forma de vida tanto vegetal como animal. Finalmente, son absorbidos por los seres humanos causando daños a corto, mediano y largo plazo.

Para imaginar la magnitud de la contaminación de estas pilas que se tiran a la basura como si de un residuo mas se trataran, basta con saber que son las causantes del 93% del Mercurio en la basura domestica, así como del 47% del Zinc, del 48% del Cadmio, del 22% del Níquel, etc.

Cómo reciclarlas

No reciclar las pilas y baterías usadas repercute de forma directa en el medio ambiente. No solo porque liberan compuestos que acaban contaminando suelos y acuíferos, sino también porque no pueden recuperarse y reintroducirse en el ciclo productivo las materias primas con que se fabrican, cada vez más escasas y de más valor.

Reciclaje de pilas y baterias

Como ciudadanos tenemos la responsabilidad de reciclar estas pilas y diferentes posibilidades para hacerlo. Los puntos de recogida de pilas y baterías cada vez son mas numerosos. Pueden encontrarse en los puntos limpios, también en las calles de nuestras ciudades, en supermercados y en los Ayuntamientos y otros edificios  de la Administración.

¿No sabes dónde se encuentra el punto de recogida mas cercano? Puedes consultarlo en tu Ayuntamiento o en Ecopilas, una plataforma de gestión para la recogida de estos residuos que te facilita introduciendo tu dirección en el buscador los puntos de recogida mas cercanos.

Estos puntos de recogida habituales solicitan cuando es necesario la retirada, sustitución o vaciado de los contenedores. Y los residuos se transportan hasta las plantas de clasificación, tratamiento y reciclaje que garantizan el cumplimiento del Real Decreto 106/2008.

Responsabilidad individual

Además de cumplir con la responsabilidad de depositar estas pilas en los puntos de recogida para su posterior tratamiento, ¿Podemos hacer algo mas para no contribuir aste problema medioambiental? Por supuesto, entre otras…

  • Usar productos que funcionen con energía solar, cada vez mas numerosos en el mercado.
  • Elegir artículos que se puedan conectar a la red eléctrica; más eficientes, además, desde el punto de vista energético.
  • En el caso de usar pilas, optar por las pilas recargables, ya que una de estas puede sustituir a 300 desechables.

El desconocimiento hace que en ocasiones no seamos consciente del peligro medioambiental de ciertos productos. ¿Cambia tu forma de utilizarlos cuando los conoces?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.