Piel suave en tres pasos

En la piel suave no son los años los que determinan por completo el estado del cutis. Con el paso del tiempo la piel se repercute por muchas causas como es el caso del clima, la dieta, la exposición al sol y los malos hábitos que cada una acostumbra llevar.

Lo bueno es que nunca es demasiado tarde para empezar a cuidar de la piel, la clave está en ser proactiva en lugar de reactiva.
Para conseguir la piel de bebé comienza con una rutina diaria que incluye estos tres sencillos pasos:

  • Primer paso:

Lávate la cara dos veces al día con un buen limpiador exfoliante formulado específicamente para el uso diario. La limpieza y una muy suave exfoliación hacen más que eliminar las impurezas, permiten que la piel respire, así como también le da la oportunidad de luchar contra las toxinas y bacterias que causan diversos problemas dermatológicos.

Cómo lavar correctamente la cara:

Comienza por lavarte bien las manos. Este es un paso muy importante que a menudo se pasa por alto, y no ha de ser así porque de este modo se eliminan las impurezas y bacterias que causan manchas.

Lava el rostro con un limpiador sin jabón y con los dedos, no con un paño o una esponja. Enjuaga con agua tibia.
Si no tienes un limpiador exfoliante, puedes realizar una exfoliación con una crema exfoliante pero esto solo una vez cada 10 días y mediante movimientos suaves en forma circular. Vuelve a enjuagar con agua tibia.
Para secar el rostro no frotes, sino que en su lugar apoya la toalla suavemente sobre la piel.

  • Segundo paso:

Hidratar. Nuestro cuerpo está compuesto principalmente de agua, sin ella es imposible que los órganos, incluyendo la piel permanezcan saludables y funcionen correctamente. No importa el tipo de piel, siempre usa un humectante natural evitando los que tengan ingredientes sintéticos, ya que pueden dañar la salud de su piel, o incluso acelerar los signos de envejecimiento.

  • Tercer paso:

Protección solar todo el día, incluso en los días nublados. El uso del protector solar no se limita a las vacaciones o a la hora de asolearse; lo tienes que usar a diario para proteger la piel del fotoenvejecimiento.

La exposición al sol excesiva y sin cuidados puede hacer que la piel pierda su elasticidad natural, lo que conduce a las arrugas. La protección solar es una parte vital del régimen de cuidado de la piel esta ha de ser todos los días y es clave para mantener la piel suave como la del bebé.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *