Pensamientos de una madre que se queda en casa

ama de casa en el hogar con su hija

Los pensamientos de una madre pueden ser cambiantes desde que se levanta por la mañana hasta que se acuesta por la noche. Pueden tener sentimientos encontrados en diferentes momentos y es que no es para menos. Ser madre es un trabajo de 24 horas los 365 días del año y aunque sea agotador es lo más maravilloso que una mujer que quiere ser madre puede tener en la vida.

Tengo sentimientos contradictorios

Quizá el tener sentimientos encontrados tenga algunos pros y contras. Por ejemplo, una madre (pro) puede sentir que quedarse en casa puede ser una opción más económica para algunas familias que tener que pagar por el cuidado de los niños, la gasolina, el mantenimiento del automóvil, la limpieza en seco, el guardarropa, el almuerzo, etc. Pero también (contras) el ingreso económico de dos personas es mejor para la economía familia.

Es importante que si tienes sentimientos contradictorios sobre lo que deberías estar haciendo o si el quedarte en casa no es tan maravilloso como pensabas… Entonces escribe y ajusta el presupuesto familiar para que te ayude a mantenerte en tu camino, reduzcas el estrés y puedas tener todas las cuentas bajo control. Puedes involucrar a tu familia para tener en cuenta la búsqueda de descuentos y ofertas para cuando tengáis que comprar.

Madre e hija haciendo manualidades

¿Cuál es mi nivel de estrés?

El estrés en el lugar de trabajo puede desaparecer, pero la vida siempre conlleva cierta cantidad de estrés… porque es un trabajo constante, diario y sin descanso. Quizá pienses (pro) que si te encantan todos los aspectos de la crianza de tu hijo e incluso puedes sonreír por dentro cuando tu niño pequeño está en modo de fusión total, es probable que tu nivel de estrés sea mucho menor que si tuvieras que criar a tu familia mientras trabajas fuera de casa…

Pero después te asalta otro pensamiento (contra) y es que los niños pueden ser más que un puñado de quejas, peleas y mala conducta… Puedes tener tensiones adicionales debido a la reducción de las finanzas.

Para equilibrar esta situación y te sientas estresado, tendrás que usar las prácticas de control de estrés, como ejercicios de respiración, tiempo de silencio o meditación. También puedes enseñarles esto a tus hijos para que aprendan a manejar su estrés.

Tengo una visión diferente de la vida cuando no estoy con los niños

Tu vida social verá un gran cambio a medida que tengas un nuevo enfoque en ella. Puede que conozcas (pro) a muchas otras personas que se quedan en casa y acaben siendo tus amigas, y que puedas hacer noches de chicas o tardes de mamis… como un pequeño descanso mientras compartes experiencias comunes.

Aunque también puede que (como controla) no hagas tantas actividades que hacías antes de ser madre. Para conseguir el equilibrio en estos pensamientos es mejor que mantengas conexiones con los demás padres para que compartan sus aficiones, intereses y pensamientos.

Aunque lo mejor de todo es que tanto tú como tus hijos tenéis algo bueno en vuestras vidas… ¡disfrutáis de las rutinas y los horarios organizados!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.