Pásate a la espelta

La espelta no es un alimento nuevo, pues este cereal también se denomina escanda y aunque no lo creamos lleva siglos perteneciendo a nuestra cocina. Es la madre de todos los cereales, ya que de la espelta surgen todas las variedades que hoy en día conocemos. A pesar de esto, tan solo desde hace unos años se está conociendo más.

Esto se ha producido gracias a la cantidad de investigaciones que se han realizado alrededor de este cereal que han permitido reconocer todos los grandes beneficios y propiedades nutricionales que la espelta contiene en su interior.

Historia de la espelta

La espelta es originaria de Irán. Apareció hace 7000 años en tierras iraníes con el fin de extenderse por todo el medio oriente, llegando al Antiguo Egipcio e incluso a China.

Durante la Edad Media, la espelta llegó a Europa y se empezó a cultivar en diversas tierras: en Asturias, Suiza, el Tirol, y el sur de Alemania. La espelta se cultivaba por ser considerado el mejor grano. Es nutritivo y el mejor tolerado en comparación a cualquier otro grano. También es muy saludable y aporta todos los nutrientes necesarios para mantener un cuerpo y una mente sana, además, es de fácil digestión. Aunque durante esta época, el pan de espelta estaba destinado a las clases pudientes dejando el pan de centeno para las clases populares y pobres.

Su cultivo es menor que el cultivo del trigo y su proceso es más complicado, razón por la cual empezó el declive de su producción en el siglo XIX. La espelta está recubierta de una dura corteza que la protege y el proceso que necesita para desprenderse de ella para llegar al grano es mucho más costoso que la producción de trigo. Este hecho influyó notablemente a su producción.

Actualmente, el cultivo de la espelta ha quedado relegado a las zonas montañosas, ya que este alimento soporta los climas más rudos, la falta de agua y es más resistente a las plagas de insectos que el trigo.

En Alemania, por ejemplo, se utiliza mucho para la fabricación de cerveza, panes y como sustitutivo de la carne para los vegetarianos.

Está tomando mucha relevancia estos últimos años, ya son muchos los que han dejado de lado el trigo y se han pasado a la espelta. Los beneficios son innumerables. Es muy valorada y apreciada por todos aquellos que no quieren consumir trigo. Sin embargo, no deja de ser un cereal y aunque su contenido en glúten sea más bajo que el trigo, los celíacos no deben consumirlo.

Múltiples beneficios

La espelta se compone mayoritariamente de carbohidratos aunque un dato importante a conocer es que tiene menor aporte calórico que el trigo común. Destaca por un alto contenido de proteínas vegetales como es la lisina, minerales y vitaminas del grupo B.

Se puede consumir en forma de harina. Su sabor contiene matices de nuez y es ligeramente dulzón. Se disuelve perfectamente en el agua y es de fácil digestión. Contiene ácidos grasos, omega 3, omega 6 y omega 9. La espelta se está introduciendo como alternativa al trigo, se ha observado que las personas que dejan de consumirlo notan una mejoría en su salud y no dudan en poner en su lista de la compra los productos que contengan este alimento.

Usos de la espelta

La espelta se suele encontrar convertida en harina, pero también se encuentra en multitud de estados que permiten una gran variedad de recetas y de resultados en la cocina.

Existen dos tipos: molida, la integral y la blanca. La blanca es aquella a la que se le ha quitado el salvado, es la perfecta sustituta de la harina de trigo. En cambio, la harina integral queda destinada a la elaboración de pasteles y panes, porque su color y textura es más manejable en este sector de la gastronomía.

Podemos elaborar pasta fresca, galletas, panes y cantidad de productos horneados. Como comentamos, es más fácil de diluir en agua por lo que cuando queramos realizar alguna receta con la harina de espelta tenemos que adaptar la receta. Se debe usar tres cuartos de la cantidad de líquido recomendada de la receta y dependiendo de las características del cereal, se irá añadiendo más o menos líquido hasta conseguir la masa adecuada.

Al contener menos cantidad de gluten en su composición que el trigo, cuando se quiera hacer una masa para realizar pan, por ejemplo, se debe de manejar con mucha más suavidad, un exceso de amasado puede originar que la masa se deshaga fácilmente y no podamos conseguir el producto deseado.

La harina de espelta es más delicada que la de trigo, lo ideal para su conservación es tenerla refrigerada, además recomendamos que a la hora de comprarla sea en un sitio donde se venda a menudo para asegurarnos de que es un producto fresco.

A parte de harina, la espelta se puede encontrar en forma de grano, de esta manera se pueden añadir enteros a nuestras ensaladas y otras comidas. A su vez, también se puede encontrar la espelta germinada, una forma de consumirla donde todos sus nutrientes se multiplican y donde se saborea perfectamente el toque dulzón del cereal.

Consumir espelta es ideal para mantener una buena salud, a todos los que estén cansados de la harina de trigo y de todas las variedades de productos realizados a base de trigo, no hay excusa para no probar la espelta y poder beneficiarse de todos las vitaminas, nutrientes y proteínas que este cereal aporta. Como productos como la quinoa, la espelta ha venido para quedarse.


Categorías

Belleza, Nutrición, Salud

Soy Paula, aunque no me importa que acorten mi nombre en Pau. Estudié comunicación audiovisual y estoy empezando a trazar un camino hacia un futuro profesional. Entre radio, televisión y pequeñas productoras dejo un hueco de mi agenda para compartir con vosotros lo más interesante que me encuentre por este camino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.