Panna cotta con coulis de frambuesas

Panna cotta con coulis de frambuesaLa panna cotta con coulis de frambuesas es un postre italiano extremadamente fácil de preparar, es delicioso y además queda muy vistoso. Con estas características fantásticas, se convierte en un postre genial para presentarlo en la cena de Navidad.

El coulis no es más que una salsa dulce que se usa para acompañar postres o dulces, y se elabora con fruta triturada. El gusto un poco ácido de este coulis de frambuesas combina muy bien con el sabor lácteo y dulce la la panna cotta.

Ingredientes:

(Para 5 vasitos).

  • 300 ml. de leche.
  • 300 ml. de nata.
  • 3 láminas de gelatina neutra.
  • 90 gr. de azúcar blanco.
  • Agua fría.
  • 200 gr. de frambuesas naturales o congeladas.
  • 3-4 cucharadas de azúcar glas.

Preparación de la panna cotta con coulis de frambuesas:

Ponemos en remojo las láminas de gelatina, en bol con agua fría. Las dejaremos ahí unos 10 minutos al menos para que se hidraten, mientras vamos haciendo el resto.

En una cacerola introducimos la leche, la nata y el azúcar blanco. Calentamos a fuego medio unos 20 sin que llegue a hervir. Retiramos la cacerola del fuego, escurrimos las hojas de gelatina y las vamos incorporando poco a poco en la cacerola mientras removemos. Vamos mezclando bien hasta que la gelatina quede disuelta.

Repartimos la mezcla en vasitos individuales o en un recipiente amplio único. Metemos la panna cotta en el frigorífico unas 3 horas como mínimo, hasta que cuaje del todo.

Es el momento de elaborar nuestro coulis de frambuesa, el procedimiento además es de lo más sencillo. Nos reservamos algunas frambuesas para decorar el postre posteriormente. Trituramos el resto de las frambuesas junto al azúcar glas, con la ayuda de una batidora. Colamos el puré con un colador fino o un chino, para quitar las semillas y las impurezas, de este modo conseguiremos una salsa muy fina y suave.

Vertemos el coulis de frambuesas sobre los vasitos individuales o el recipiente donde tengamos la panna corta. Decoramos con las frutitas que nos habíamos reservado por encima. Por último, volvemos a guardar el postre en la nevera hasta el momento de servir, o al menos media hora antes. También podemos enfriar el coulis por separado y desmoldar la panna cotta a la hora de servir con la salsa de frambuesa por encima.

 


Categorías

Postres, Recetas

Eva Cornejo

Nací en Málaga, donde crecí y estudié, pero actualmente vivo en Valencia. Soy diseñadora gráfica de profesión, aunque mi pasión por la cocina... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *