Odio ser madre, pero adoro a mi hijo

madre triste

La maternidad no es fácil y en ocasiones, puedes sentir que odias ser madre, sobre todo en los momentos más difíciles, esos días complicados que parece que no se acaban nunca. Quizá hayan días en que la maternidad sí que te guste, pero no tiene que ser así todos los días y tampoco tienes que sentirte culpable por eso.

No te sientas culpable porque no eres la única en el mundo a la que le sucede esto. Es un sentimiento mucho más común de lo que te puedas imaginar ahora mismo. Es posible que te sientas mal solo de pensarlo y aún más si lo dices en voz alta: odiar ser madre… pero amas a tus hijos, y esa es la verdad, pero estás cansada y exhausta la mayor parte del tiempo.

Tu mundo son tus hijos

Tu mundo son tus hijos, pero es normal que extrañes la vida que tenías antes de ser madre, esa libertad sin un ser dependiente de ti las 24 horas del día. Quizá odies saber que el resto de tu vida será dictado por las necesidades de otra persona. Pero tus hijos se volverán menos dependientes de ti a medida que crezcan, por lo que es buena idea que saborees cada momento porque cuando pasen, ya no volverán.

madre triste que quiere a sus hijos

sad children hugging his mother

Todos te dicen qué tan rápido pasa todo, y que debes saborear cada segundo de esta etapa del recién nacido o de tus hijos pequeños. Pero realmente puedes odiar pasar cada momento alimentando a tu bebé, cambiándole, durmiendo, tratando de entretenerle… Quieres recuperar tu antigua vida, donde estaba organizada e hice las cosas según tu propio horario.

Las cosas mejoran

Las cosas mejoran desde el primer mes, y van mejorando a medida que van pasando. Te darás cuenta que no es que no quieras a tu bebé, simplemente estás cansada porque a veces la maternidad agota, y es normal. Lo peor es que parece que la sociedad no te permite que te sientas así, que para se buena madre debas estar agradecida por estar cansada todo el tiempo, pero no tienes que estar así.

Es necesario recordar de dónde vienen las personas, pero a veces una mujer, incluso una  madre, solo necesita desahogarse. Y después de un día particularmente difícil en casa sola con tu bebé, eso es lo que tienes que hacer. Solo en lugar de llamar a una amiga y preguntarte si todo esto se convirtió en un error de mamá, puedes compartir tus sentimientos con tus seres queridos o incluso en grupos de apoyo de internet.

Podrá ser catártico, porque expresar cómo te sientes puede hacer que te sientas mejor y que la maternidad en realidad es precioso y que no lo cambiarías por nada del mundo… aunque a veces eches de menos tu vida anterior. Además, escuchar a otras madres hablar de sus experiencias, también te ayudará a comprender que lo que tú estás pasando es más normal de lo que piensas en los momentos de agobio maternales en casa. ¿Alguna vez has sentido todo esto en tu vida?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.