Nuestros celos

Muchas de nosotras pensamos que al celar a nuestros seres queridos estamos demostrándoles afecto, pero no siempre es así.

A todas nos sucedió sentir celos por quienes amamos. Pero debemos aprender a distinguir entre celos normales (que se presentan por una preocupación de perder a la persona amada o malestar por una supuesta relación con una tercera) y los celos que se vuelven obsesivos y sin ningún motivo real.

Los celos patológicos son los que nos invaden sin ningún motivo y no nos permiten que sigamos con nuestra vida habitual. Normalmente van acompañados por sentimientos de inseguridad, malestar, disgusto, poca confianza y baja autoestima.

Mediante este tipo de celos buscamos retener a las personas sin dejarlas llevar a cabo su vida. Queremos controlas sus actos.

Estos celos no son solo hacia nuestras parejas, también los podemos sentir por nuestros amigos, familiares o compañeros de trabajo. Estos celos son muy negativos, ya que ocupan nuestra mayor parte del pensamiento.

Es importante que tengamos la capacidad de diferenciar de donde surgen los celos y cuales son los motivos que los provocan. Tener una comunicación abierta con las personas y hablar con sinceridad nos ayudara. Además, debemos sincerarnos con nosotras mismas. Realizar actividades que nos produzcan placer, que sean valoradas y no estar todo el día pendiente de las demás personas.

Foto | Flickr – Jubilo


Categorías

Salud

Mundo Chica

Mundo Chica era una web sobre moda, belleza y saludo hecha por chicas y para chicas. Ahora se ha integrado en Bezzia.com para hacer una web aún más... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *