No combatas el acoso escolar de tu hijo con venganza

El acoso escolar desgraciadamente es una lacra que existe en muchas escuelas y que muchos padres tienen que estar atentos para saber si sus hijos lo sufren o no… o lo provocan o no. Tanto los padres de las víctimas como de los acosadores deben saber que el acoso escolar no es cosa de niños. Es papel de toda la sociedad poner remedio a este problema social a gran escala.

En otras palabras, cuando a las víctimas se les habla de venganza sugieren que tu hijo intimide al agresor y éste, no es un buen consejo. Esta sugerencia puede incluir cualquier cosa, desde avergonzar públicamente al acosador en Internet hasta difundir rumores. Algunos incluso pueden publicar en las redes sociales o hacer que un amigo amenace o intimide al acosador por redes. Si bien estas sugerencias pueden hacer que un agresor deje de apuntar a tu hijo, también lo convierten en un intimidador… Debes preguntarte si realmente deseas que tu hijo baje sus estándares al nivel de agresor.

En lugar de alentar a tu hijo a que se convierta en un agresor, ayúdale a aprender a cómo combatir el acoso escolar de una manera más saludable. Muchas veces los niños toman su experiencia de intimidación y la convierten en algo positivo. Por ejemplo, algunos niños comenzarán un grupo de apoyo para otros niños intimidados. O bien, podrían encabezar una campaña de prevención del acoso en la escuela.

Un ejemplo de aprovechar los malos momentos…

Un ejemplo de una estudiante que hizo justamente eso es Caitlin Haacke, quien creó el ‘Positive Post-It Day’ en su escuela. Después de ser intimidada y de sufrir acoso escolar por parte de sus compañeros, en lugar de regodearse en el dolor que sentía, fue a la escuela y puso notas post-it con comentarios positivos y alentadores en el casillero de todos.

A partir de este solo acto, nació todo un movimiento. Y, lo que es más importante, le permitió encontrar un propósito en el acoso que experimentó. Ya no era una víctima, pero estaba usando lo que experimentó para ayudar a otras personas.

Cuidado con hablarlo cara a cara

Algunas escuelas todavía piensan que es una buena idea colocar al acosador y a la víctima en la misma habitación. Pero la mediación nunca funciona debido al desequilibrio de poder que existe entre los dos. Uno de los tres componentes principales de la intimidación es que el perpetrador tiene más poder que el objetivo. Intentar mediar o hablar solo dejará a la víctima más victimizada.

Muchas veces, las víctimas de la intimidación tienen demasiado miedo para hablar sobre lo que realmente está sucediendo. Además, los acosadores utilizan la intimidación durante la mediación para silenciar a la víctima. Llegar a la verdad de lo que sucedió nunca aparecerá en estos escenarios y es mejor evitarlos. Si la escuela de tu hijo quiere esta medicación no permitas que tu hijo participe.

Es mejor sugerir hablar por separado con la víctima, el acosador y los espectadores. Así tu. Hijo podrá explicar bien lo que sucedió sin miedo. Además, asegúrate de tomar medidas para proteger la privacidad y seguridad de tu hijo. El miedo a las represalias es real.


Categorías

Consejos mamás, Madres

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.