Niños pequeños y evitar la rivalidad con el nuevo hermanito

llegada de nuevo hermanito

Si tienes varios hijos y tienes miedos que tus hijos pequeños tengan rivalidad con sus hermanos o viceversa, es posible que no estés seguro/a de lo que tienes que hacer para prepararles y que se lleven bien. En el caso de que estés embarazada y quieras evitar la rivalidad entre hermanos desde el primer momento, estos consejos te van a ir muy bien. Este artículo va centrado sobre todo a la rivalidad que pueden sentir los niños aún cuando son muy pequeños.

Si te sientes preocupado por este motivo, lo primero que queremos es felicitarte, puesto que estás preocupado/a por conseguir lo mejor para tus hijos desde incluso, antes de su nacimiento, ¡eso es una gran señal!

Resentimiento y apoyo

Incluso los niños muy pequeños pueden estar resentidos con un nuevo hermano. Hasta ahora, tu primer hijo ha recibido toda tu atención y amor. Entonces tener un hermano parecerá una verdadera pérdida para él o ella.

Al mismo tiempo, también será una gran ganancia. Los hermanos ayudan a los niños a aprender sobre compartir y cooperar, y pueden ser una fuente de amistad y apoyo para el resto de sus vidas.

Prepara a tu  hijo/a

Puedes comenzar a preparar a tu hijo para la llegada del bebé durante el tercer trimestre. Los niños pequeños no tienen la capacidad de retener una idea abstracta como “viene un bebé” por mucho tiempo, por lo que hablar sobre el embarazo demasiado pronto puede confundirle.

Si tu hijo es muy pequeño es más que probable que no tendrá un vocabulario expresivo (habla) muy extenso por ejemplo, a los 14 meses, pero su vocabulario receptivo (la cantidad de palabras habladas que puede entender) está creciendo a pasos agigantados. Esto significa que los libros sobre nuevos bebés, familias y hermanas y hermanos son perfectos. Otra idea es mirar las fotos de los primeros meses de tu hija y hablar con ella sobre lo que sucede cuando llega un nuevo bebé a casa. Incluso puedes iniciar el juego con muñecas bebés, imitando los rituales diarios que pronto verás que realiza con tu recién nacido, como cambiar pañales, amamantar y bañarse.

Incluye a tu hijo

Incluye a tu hijo en el embarazo tanto como sea posible. Luego, que vaya al hospital, tanto para ver que estás bien como para sentirte parte de la emoción que rodea al bebé. Considera darle a tu hijo un regalo como regalo de su hermano. Cuando regreses a casa, puedes sugerirle que cuide de su regalo mientras tú cuidas del bebé.

Señala qué buen trabajo está haciendo. El juego simbólico puede ser una excelente manera para que tu hijo exprese los sentimientos encontrados que probablemente experimentará, así que no te asustes si golpea o habla agresivamente con sus muñecas o animales de peluche. Esta es una salida segura y saludable para ella. Incluye a tu hijo en las rutinas con su hermano también. Por ejemplo, cuando estés alimentando al bebé, haz que tu hija se siente a tu lado y te cuente una historia o cante una canción juntos.

Encontrar formas de hacer que tu primogénito se sienta especial también es importante y puede limitar la regresión a los comportamientos del bebé (aferramiento, querer un biberón si se lo dejas, gatear en lugar de caminar), lo cual es común cuando llega un nuevo bebé. Tanto tú como tu pareja debéis encontrar tiempo para pasar solos con vuestro hijo primogénito. Si sigues siendo paciente, amorosa y solidaria, tu hijo no solo continuará prosperando, sino que llegará a amar y disfrutar de su ascenso como hermano mayor.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.