Necesitas a otras madres en tu vida

Cuando se es madre se cambia la perspectiva de la vida casi al instante, sin darse una cuenta. Las amistades reales se quedan, las que no lo eran tanto abandonan tu vida casi por un carril de urgencia… Aunque te dé pena al principio, con el tiempo te das cuenta que en la vida de una madre no hacen falta tener muchas amistades, si no más bien que sean las adecuadas. Y si esas amigas son madres, mucho mejor.

No estamos diciendo, ¡ni mucho menos! Que no puedas tener amigas que son madres… Ellas también te aportarán grandes cosas y te ayudarán siempre que puedan si realmente te quieren, pero ellas, tendrán que ser amigas de verdad. De esas que te quieren como parte de tu familia… porque si no es así, entonces se marcharán de tu lado por no ir acorde con su estilo de vida sin ‘cargas’. Si esto te ocurre, no te desanimes, es lo mejor que te puede pasar.

Otras madres que te comprenden

En realidad, cuando se es madre gusta hablar de ‘cosas de madres’ y solo podrán entenderte al 100% quienes hayan pasado por situaciones similares a la tuya, es decir, ¡otras madres! Así puedes hablar de colores de caca, de biberones, de la lactancia materna, de las mejores y peores cremas de pañal… Compartir la maternidad con otras personas significa que esas personas pueden ser compatibles como nuevas amistades.

Las amistades son extremadamente importante para las madres y además, pueden ayudar a combatir el sentimiento de soledad, sobre todo cuando se trata de madres que se quedan en casa las 24 horas al cuidado del hogar y de los niños. Es muy cansado estar escasa todo el día sin parar de hacer cosas, tener contacto con otras madres puede ser una buena vía de escape emocional para una madre que necesita contacto con otros adultos.

Encuentra a esas amistades

Al igual que con las parejas o las citas, solo tienes que encontrar a la persona adecuada. Para hacerlo puedes entrar en grupos de apoyo para madres que sean afines a tu forma de pensar. Puedes crear tardes de juego con tu hijo e invitar a otros niños (y a sus madres) a casa para que puedan celebrarlo. Quizá mientras los niños juegan tú pues ampliar tu círculo de amistades. Pero no creas que todas las madres pueden ser tus amigas, esto es como todo, habrá quienes te caigan peor y otras que te caigan mejor… ¡y a la inversa!

Encuentra personas afines a ti, que sientas que hay buena conexión. No te fuerces a tener amigas solo por no estar sola, no aceptes tratos denigrantes o poco adecuados por parte de otras personas solo por miedo a la soledad. Es cierto que tener amistades sólidas te ayudará a no estar sola, a tener más días buenos que malos y a tener una mano amiga que te ayude de vez en cuando… Pero no es necesario conseguirlo a cualquier precio.

Si estás decidido/a a encontrar a esa persona, solo tienes que animarte y abrir tus puertas emocionales a la amistad y ver quién se queda.


Categorías

Consejos mamás, Madres

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.