Modela en tu hijo una autoconversación positiva

Si quieres que tu hijo tenga buena motivación, confianza en sí mismo y sepa que es capaz de lograr cualquier cosa que se proponga, tendrás que ayudarle a que tenga una autoconversación positiva. De esta manera, y siguiendo tu ejemplo de las cosas que les digas (tú serás su futura conversación interior), podrán conseguir grandes cosas, porque estarán más tranquilos sabiendo que si se equivocan, no pasa nada… Porque lo que realmente es importante es volverlo a intentar.

Una autoconversación positiva

Si tienes ganas de decir algo negativo de tu hijo o sobre ti mismo, lo mejor que puedes hacer, es morderte la lengua. La mayoría de los padres, suelen etiquetar a sus hijos negativamente sin darse cuenta: ‘Estás tonto’, ‘Eres un idiota’, etc. Cualquier cosa que digas se le quedará a tu hijo grabado en su mente y en su corazón y creerá que es cierto lo que dices, aunque sea negativo para él.

¿Dejarías que alguien te hablara mal? Pues entonces, haz lo mismo contigo mismo y con tus hijos; habla de forma positiva. Y cuando te dirijas a tus hijos, háblales desde el aliento y no desde las etiquetas negativas, que tanto daño hacen emocionalmente a los pequeños. Permite que se desarrollen bien gracias a tus buenas palabras.

Las circunstancias frustrantes

Para que tu hijo pueda mantener una buena autoconversación positiva, además de predicar con el ejemplo, también es necesario que aprenda a gestionar correctamente las circunstancias más frustrantes. Hay una tendencia en la filosofía de la crianza de los hijos que sostiene que los niños aprenden mejor con dosis razonables de frustración.

Es cierto que todos aprendemos de superar desafíos, pero siempre tenemos que preguntar, ¿cuál es una dosis razonable? También aprendemos mejor cuando experimentamos el éxito, lo que nos motiva a enfrentar desafíos más difíciles. El dominio engendra el dominio. El fracaso establece un ciclo de falta de confianza, abandono y más fracaso.

Tu hijo desarrollará naturalmente la capacidad de manejar cantidades crecientes de frustración y ansiedad mientras intenta desafíos más difíciles, de manera progresiva, de menos a más. Pero esas frustraciones son inherentes al crecimiento y están garantizadas en abundancia en la vida. No hay beneficio alguno en preparar a tu hijo para una frustración adicional o una experiencia negativa.

Entonces, cuando tu hijo se enfrenta a un desafío que le parece desalentador, desde limpiar algo que ha tirado al suelo, hasta comenzar sus deberes, tendrás que ser su guía. No lo hagas por él, pero hazlo con él, de la misma manera que lo harías si tu hijo de tres años tuviera miedo a una habitación oscura. Y cuando tu hijo se encuentre con la frustración, recuerda que tu empatía será un factor crítico en la superación.

Es necesario educar a los niños para fomentar la perseverancia, la confianza, la buena autoestima y el amor propio. Y todo esto se consigue, si comienzas educando a tu hijo a través de una autoconversación positiva. ¿Ya sabes cómo ayudarás a tu hijo a hablarse de forma positiva hoy?


Categorías

Educar hijos, Madres

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.