Mobiliario cosido: Diseños que tiran del hilo

String-chair-designs_650x300_scaled_cropp

La actual crisis económica y del propio sistema capitalista ha convencido a muchos de que ha llegado la hora de replantearse sus metas y prioridades, tratando de recuperar el tiempo perdido a nivel familiar, bajando el ritmo (en muchos casos por obligación debido al paro) y modificando las bases del falso estado de bienestar gracias a tareas sencillas. Por ejemplo adoptar viejas costumbres como la cocina casera, las manualidades y el DIY en general, actividades donde la creatividad fluye de manera inesperada sin necesidad de realizar grandes desembolsos económicos.

Bien sea gracias a libros como ‘Elogio de la lentitud’ de Carl Honoré, manifiestos como el del 15M o a través de películas catárquicas al estilo de ‘Lo imposible’, la cuestión es que estamos viviendo una serie de movimientos sociales slow que están influyendo, para bien o para mal, en las tendencias gastronómicas o fashionistas (huertos urbanos, restaurantes que cultivan o crían sus propios alimentos, moda ecológica, customización de prendas de segunda mano…) y hasta en el área del diseño industrial, donde muchos creadores están reinventando el aspecto formal y funcional del mobiliario mediante  el uso de materiales reciclados, naturales o de bajo coste.

Ahí es donde el diseño textil está jugando su mejor baza, aprovechando el momento álgido que está viviendo el universo de la costura en todos los ámbitos: Proliferan los espacios donde uno puede tomarse un café, tejer y disfrutar de la compañía de otros que también buscan aprender nuevas técnicas o socializar sin nuevas tecnologías de por medio; el bordado nunca ha dado tanto juego en el mundo del arte y el de la moda, homenajes a Oriente incluidos; las mercerías no dan abasto a ofrecer todo tipo de alternativas con las que sentirnos realizados por el esfuerzo de hacer algo con nuestras propias manos.

2013 furniture collection Elisa Rande

2013-furniture-collection-by-elsa-rande-4_570x375_scaled_cropp

Usos del hilo en diseño de mobiliario

En el terreno que nos ocupa el hilo es el absoluto protagonista de los siguientes diseños, aunque se observan influencias variopintas y cada diseñador parte de una premisa diferente. Elisa Randé debe su nueva colección de muebles a los clásicos hilos de plástico con los que solíamos elaborar pulseras o collares trenzados y anudados de nuestra juventud.

Los lazos interpersonales que se creaban en torno a aquellas “joyas” (que no te podías quitar ni para bañarte sin invocar a la mala suerte o por temor a perder el vínculo de amistad) simbolizan la conexión física entre los tableros de madera natural que en este caso conforman estanterías, lámparas, mesillas o revisteros; todos ellos personalizables al poder escoger la gama de colores entre los 7 tonos del arco iris, creando así diferentes efectos ópticos según la incidencia lumínica. La simplicidad naif de los diseños remite también a lo nostálgico, recordando las piezas de carpintero de antaño o aquellos irrompibles juguetes de madera.

elsa-rands-2013-furniture-collection-m_570x375_scaled_cropp

2013-furniture-collection-by-elsa-rande-11_570x375_scaled_cropp

Otros creadores optan por esta técnica como experimentación artística: La joven diseñadora húngara Kata Monus presentó un proyecto de tesis en su Universidad de Bellas Artes que hablaba sobre la dualidad mostrando un mueble híbrido donde dos elementos dispares se cosían para convertirse en un solo ente.

La combinación de la madera con hilos de lana gruesa a modo de “manga” planteaba la unión de polos opuestos (duro-blando, frío-calido) y al mismo tiempo hacía hincapié en la inusitada flexibilidad de los materiales, de los que apenas hemos aprendido a explorar sus posibilidades.

Es cierto que el concepto de Monus está más cerca de ser un objeto de arte que un mueble puro y duro, pero su propuesta ha ayudado a allanar el camino a la hora de romper los límites entre el diseño industrial y el textil, hasta hace poco relegado casi exclusivamente a tapicerías y complementos.

Kata Monus experimental projec

experimental_hybrid_furniture_3_570x375_scaled_cropp

experimental_hybrid_furniture_6_570x375_scaled_cropp

Viejas y nuevas técnicas de hilado

Por el contrario, el equipo sueco de creativos Glimpt fiction, en colaboración con el ilustrador Malin Koort y la empresa de muebles vietnamita UMA, ha desarrollado una colección de asientos que sí está a la venta denominada Superheroes, elaborados únicamente con algas marinas e hilo de algodón.

El componente naturalista y orgánico que querían resaltar se ve reflejado tanto en los materiales como en el formato de las piezas, e incluso en el trabajo de producción llevado a cabo en uno de los mercados tradicionales de Ho Chi Minh City. Los diseñadores fueron pacientes observadores del largo proceso de creación que consistió en retorcer varios largueros de algas secas, enrollados en sí mismos para formar un marco al que “coser” hilos de colores según las pautas que habían establecido previamente.

El resultado, de clara inspiración afro, les permitió conjugar diseño y artesanía, sacándole partido a un método de trabajo que Vietnam empieza a relegar en el olvido en aras del “consabido progreso”.

Superheroes by Glimpt Fiction

De padre chileno y madre sueca, el diseñador y creativo Antón Álvarez llega más allá con su proyecto denominado Wrapping Machine Scrap Furniture, con la idea de arreglar muebles en mal estado o de unir varios elementos con los que dar una nueva función a piezas inservibles: A partir de una máquina de embalaje a rosca ha desarrollado una especie de telar circular por el que pasan los objetos para ser envueltos de manera uniforme y en cadena, mediante hilos que forman patrones decorativos.

El propósito principal del proyecto era crear una herramienta rápida y eficaz para combinar materiales que habitualmente requieren métodos de unión que conllevan tiempo, dinero y esfuerzo; así madera, acero, plástico o ladrillos se unen entre sí dentro de la rueda mecánica utilizando simplemente mallas de hilos en carrete. A la vez que se ofrece al cliente una construcción sólida y duradera, el resultado final es el de un mueble único y singular que da un nuevo sentido al espacio circundante.

Anton-Alvarez-Wrapping-Machine-Scrap-Furn.

Anton-Alvarez-Wrapping-Machine-Scrap-Furniture-8_570x375_scaled_cropp

thread_wrapping_machine_abre_original_570x375_scaled_cropp

Anton-Alvarez-Wrapping-Machine-Scrap-Furniture-3-537x358_570x375_scaled_cropp

 Álvarez construyó la primera versión de la máquina en 120 días, durante su primer año de universidad en Estocolmo; en su currículum figuran estudios de Bellas Artes y un aprendizaje de carpintería, graduándose en la prestigiosa RCA de Londres. Recientemente, el diseñador ha creado 180 plazas para una cena benéfica por encargo de la Fundación de Arte Contemporáneo OFT, una iniciativa en colaboración con la Frieze Art Fair y la Tate Gallery para promover la venta de obras de artistas emergentes y donarlos a colecciones públicas.

Aparte de su valor desde el punto de vista industrial, es evidente que este tipo de propuestas contribuyen a la pérdida de los límites entre el arte, el diseño y las tendencias decorativas, remarcando el concepto de acción global que los movimientos sociales han tratado de difundir desde que el mundo es mundo. Quién iba a decir que una madeja de hilos daría para tanto…

Fuentes – Blog Gessato, Cute decision, Design Rulz, Elsa Rande, Furnish Burnish, Lancia trend visions, The creators project


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *