Mitos sobre el embarazo que debes desterrar

El embarazo es una época maravillosa para la mujer: no es cierto, o al menos no siempre lo es. Aunque es verdad que el cambio de la mujer se produce tanto por dentro como por fuera y que el cuerpo se moldea creando una vida en el interior del útero… No todo es tan bonito como lo pintan. Muchas mujeres embarazadas pasan por momentos de salud física y emocional muy delicados y para eso, nadie las prepara.

Existen demasiados mitos sobre el embarazo que hace que las mujeres que aún no se han quedado embarazadas tengan un concepto algo distorsionado de lo que es y de lo que significa estar embarazada. Por eso, es hora de que conozcas algunos mitos sobre el embarazo para que los destierres de una vez de tu mente y que sepas, que aunque es una etapa maravillosa, no siempre es tan bonita como parece,

Algunos mitos sobre el embarazo

Una mujer embarazada debe controlar su dieta de forma extrema

Ni tiene que controlar su dieta de forma extrema ni tampoco debe comer por dos. Tiene que seguir una alimentación saludable para que ella esté bien de salud y también para que su bebé pueda crecer fuerte y sano dentro de su útero. Existen muchas guías de cómo comer durante el embarazo, incluso puedes encontrar guías y menús semanales para mujeres embarazadas. Pero una mujer embarazada solo tiene que saber qué comer y cómo comerlo.

mujer embarazada

Comer alimentos en cantidades específicas no tiene sentido durante el embarazo. No hay evidencia que estas dietas de moda para embarazadas realmente funcionen. Una mujer embarazada deberá hacerse sus análisis y en todo caso pedir orientación nutricional a su médico, nada más.

Lo más importante para una mujer embarazada es que no coma alimentos que puedan transmitir enfermedades como carnes poco cocidas o productos lácteos crudos. Está claro que el alcohol no es una opción en la dieta de una mujer embarazada.

Las mujeres embarazadas deben evitar las vacunas

Las personas que venden la ‘medicina natural’ te dirán que las vacunas son desaconsejables en el embarazo, pero son tan necesarias como en cualquier otro momento de tu vida. Si tu médico te dice que tienes que vacunarte de ciertas cosas, simplemente hazle caso, si te lo dice es porque hay muchos estudios detrás que corroboran que es necesario y que no hay efectos secundarios.

Lo mejor es asegurarse de que estás totalmente al día en tus vacunas antes de quedar embarazada, ya que algunas vacunas (como las paperas, el sarampión y la rubéola o la varicela) pueden suponer un riesgo durante el embarazo. Pero otras son seguras, tales como los de tétanos, gripe y la tos ferina. De hecho, la vacuna contra la tos ferina también protege a los bebés después del nacimiento. La tos ferina es una de las mayores amenazas infecciosas para los bebés. Con el reciente resurgimiento de enfermedades debido a la vacunación incompleta que muchos padres deciden, los bebés menores de seis meses (y por lo tanto no vacunados totalmente) se enfrentan a riesgos graves.

mujer embarazada

Siempre hemos sabido que las madres pueden pasar anticuerpos contra la tos ferina través de la placenta. Inmunizar o la re-inmunización de las mujeres en el tercer trimestre aumenta la producción de anticuerpos maternos, lo que aumenta los anticuerpos que los bebés reciben. Esto puede reducir drásticamente el riesgo de que un bebé contraiga la tos ferina.

Estos son dos mitos muy arraigados en la sociedad pero hay muchos más. Una mujer embarazada no está enferma, solo está embarazada, pero en ocasiones puede sentir como si realmente estuviera enferma a causa de los síntomas típicos del embarazo como por ejemplo: dolores, cansancio, dolores de espalda, dolores de cabeza, vómitos, náuseas, piernas hinchadas, acidez estomacal, dolores en las articulaciones, etc.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *