Mis 7 propósitos de belleza para 2016

Y aquí va, ¿cuál? ¿la tercera o cuarta lista de propósitos ya? ¡No sé! He perdido la cuenta, pero como tengo tanta diversidad de gustos y aficiones, entre ellas el cuidarme y el mantener esta gran belleza que mis padres supieron darme (modo ironía ‘On’) pues no podían faltar mis 7 propósitos de belleza para 2016.

Son sencillos, y lo más importante en esto de las listas de propósitos, es que son REALISTAS, sí, realistas en mayúsculas para que quede claro cristalino.

Seguir una rutina diaria de cuidado facial y corporal

Siempre lo digo, soy una pesada lo sé, pero es que este paso es super importante si queremos tener una piel tanto facial como corporal, bonita y cuidada. La piel es un órgano más, no debemos olvidarlo, por lo que merece el mismo cuidado y mimo que el resto.

Limpiarla e hidratarla diariamente es un paso fundamental para que nuestra piel se vea sana y se mantenga lo más joven posible a pesar del transcurso del tiempo.

Además, si quieres  que tu maquillaje se vea natural y nada parcheado, es imprescindible limpiar e hidratar a diario.

Hacer ejercicio y llevar una alimentación más sana

En este punto no he mencionado para nada la palabra adelgazar, que quede claro, aunque unos kilitos me vendría bien bajar, siendo sincera, pero lo que debe sobresalir aquí es la búsqueda de una vida sana. El hacer ejercicio y cuidar la alimentación entra dentro de esta persecución de vida sana. El ejercicio no sólo ayuda a verse mejor por fuera sino que también es una fuente de liberación de estrés y problemas cotidianos. Ayuda a relajarse y a dormir mejor.

Por otro lado, ¿la alimentación sana en qué consiste? En lo típico: no excedernos en el consumo de dulces, limitar un poco los hidratos de carbono, comer bastante verdura y fruta, y elegir la cantidad de proteínas adecuada a nuestro metabolismo. Sin olvidar, cómo no, del consumo de dos litros de agua diarios.

No gastar mucho en cosméticos

Aunque estemos en un artículo de belleza no os voy a decir algo que no crea realmente. Muchas veces nos volvemos locas comprando productos, productos que a lo mejor tenemos repetidos en el mismo color pero en distinta marca (lacas de uñas, pintalabios, sombras de ojos, etc.), productos que del tiempo que los tenemos a lo mejor se encuentran al final del neceser o del cajón de maquillaje, aún con el precinto de cerrado.

Es importante tener aquello que necesitamos pero siempre en su justa medida, no por duplicado o triplicado.

Maquillaje natural para diario

Mentiría si digo que no disfruto maquillándome y poniéndome unos buenos labios rojos, ¡claro que sí! Pero últimamente estoy muy favor de la nueva moda del maquillaje natural.

¿En qué consiste lo que yo hago personalmente para tener un maquillaje natural y nada sobrecargado? Corregir imperfecciones (ojeras y posibles manchitas), contornear el rostro aplicando luz y sombra para hacer un rostro algo más anguloso, poner algo de máscara de pestañas, polvo translúcido para evitar los brillos y un poco de brillo de labios.

¿Qué dejo fuera en el maquillaje natural? No aplico nada de prebases, no aplico base de maquillaje, no aplico sombras ni delineadores y tampoco colorete. ¿Qué consigo con esto? Ir sencilla y natural día a día y perder mucho menos tiempo cada mañana maquillándome. Otro punto a favor de hacer esto es que cuando hay una fiesta u ocasión en la que ir más maquillada, ahí explota todo mi potencial y me convierto casi en maquilladora semi-profesional.

Usar factor de protección solar ‘always’

Todas pensamos que las cremas con protección solar son únicamente para el verano… ¡Error! Hay que usarlas siempre que vayamos a salir de casa aunque ese día haya un frío glacial y el cielo esté totalmente gris. ¿Por qué? Por algo obvio: el sol sigue estando detrás de las nubes aunque no podamos verlo ni sentir su calorcito típico en verano.

Si no quieres tener el día de mañana una piel mucho más envejecida de lo que corresponda a tu edad y si no quieres ver como aparecen manchas provocadas por el sol, ¡hazme caso! Usa una crema de protección solar cuyo cometido sea únicamente ese, el de proteger del sol, o bien usa crema hidratante que tenga algo de protección. Normalmente, casi todas las cremas de día que se venden en el mercado actualmente, suelen llevar este factor, así como polvos y bases de maquillaje.

No tirar productos que aún pueden servir

Si tienes esa máscara de pestañas que parece que se ha secado y ya no pinta, prueba a echarle unas dos o tres gotas de aceite de oliva o de almendras dulces antes de tirarla a la basura. ¡Te sorprenderá ver como pinta de nuevo como el primer día!

Si se te ha caído una sombra de ojos mientras te maquillabas y se ha roto en trozos, no te preocupes, tengo la solución: machácala por completo con la ayuda de un tenedor o cucharilla y aplica sobre ella unas gotitas de alcohol. Luego pon la mezcla en el mismo molde que estaba antes de romperse y apriétala bien haciendo presión sobre ella con la ayuda de una cuchara. Déjala secar ¡y listo! Sombra como nueva y de una sola pieza.

No dañar tanto la fibra capilar del pelo

¿Por qué digo esto? Porque este último año mi cabello ha sufrido, además de un tinte cada mes, un par de decoloraciones: la primera fueron unas mechas californianas y la segunda fue aplicada en todo el cabello para intentar aclararme el color un poco.

Está bien innovar con nuestro cabello, se ve bonito cambiar cada poco para vernos bien, pero siempre hay que hacerlo teniendo en cuenta que nuestro cabello sufre bastante en cada uno de esos cambios, sobre todo de color. Por ello, recomiendo:

  • Aplicar un spray protector del calor antes de cada secado o alisado.
  • Utilizar algún buen aceite reparador del cabello para usarlo de medios a puntas. Así nuestro cabello se verá sedoso y sano.
  • Usar poco las planchas y tenacillas.
  • Usar tintes libres de amoniaco.
  • Acondicionar y usar mascarilla después de cada lavado.

Espero que mis propósitos puedan ayudarte a ti también. Si no es así, piensa en los tuyos propios y házmelos saber en el apartado de comentarios. Quizás se me olvidaron algunos… ¡Felices Fiestas!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *