Sentadillas de todos los tipos

Las sentadillas están tomando importancia dentro del mundo del fitness, muchas son las mujeres que añaden a sus rutinas en el gimnasio algunas que otras series de sentadillas. Encontramos diferentes tipos y modalidades para llevarlas a cabo ideales para moldear y perfeccionar la figura.

Uno de los mejores ejercicios para tratar la zona inferior del cuerpo, piernas y glúteos quedarán perfectos con un poco de constancia y ganas por conseguir los objetivos marcados.

Las sentadillas son fáciles de practicar, no requieren de una gran preparación física aunque sí de cierta resistencia, aunque ésta se adquiere con tiempo y constancia con el ejercicio. La primera vez que te enfrentes a ellas tu cuerpo se irá adaptando a tus posibilidades e irás evolucionando.
Incrementan la masa muscular, quema muchas calorías y reafirma el contorno y la figura. Es uno de los ejercicios que se recomiendan realizar para mejorar el estado físico tanto en mujeres como en hombres. Quizá lo que la mayoría desconoce es que existen muchos tipos de realizar las sentadillas, pero nosotros os explicamos cuáles puedes realizar sin problemas y en cualquier momento del día.
Para que tu rutina de entrenamiento no siempre se convierta en la misma, a continuación os contamos qué movimientos puedes realizar y obtener grandes resultados físicos.

Tipos de sentadillas

Sentadillas de espalda

Estas sentadillas añaden un peso adicional, el peso de una barra apoyada en la espalda. Una vez dominada la sentadilla clásica ésta puede ofrecerte grandes resultados.

Lo ideal es añadir un poco de peso para que el esfuerzo ayude con la pérdida de calorías, el movimiento debe ser delicado. Se debe sostener la barra sobre la espalda y bajar haciendo la sentadilla hasta formar un ángulo de 90 grados. Se vuelve a la posición inicial y se repite el movimiento en series de 15 a 20 repeticiones.

Sentadilla frontal

Se realiza como la sentadilla clásica pero se añade un peso adicional, ya sea con una pesa o un balón medicinal. Se distribuye el peso y se centra en la parte delantera del cuerpo para incrementar la intensidad.

Para realizar el movimiento se adopta la misma posición que la anterior, pero esta vez sostenemos el balón o el peso con los codos elevados y la espalda erguida. Cuidado con doblar los hombros porque podría producirse cierta tensión.

Sentadilla elevando los brazos

Esta sentadilla involucra una mayor precisión de los brazos. Se trabajan otra serie de músculos, el abdomen, los oblicuos externos e internos, músculos transversos y la zona lumbar.

Necesitaremos dos mancuernas o una barra. Adoptando la posición de la sentadilla normal pero elevaremos los pesos por encima de la cabeza mientras subimos y bajamos con cuidado el tronco.

Sentadilla con salto

En este ejercicios incorporamos un salto. Ideal para quemar más calorías ya que se añade un movimiento aeróbico. No son necesarias los pesos adicionales, se realiza la sentadilla clásica pero al terminar de subir de nuevo el cuerpo se pega un pequeño salto. Debemos tener las rodillas preparadas para el salto para evitar lesiones.

Sentadillas con zancada

Las zancadas se introducen dentro del grupo de las sentadillas ya que se hace un movimiento similar pero adelantando una de las dos piernas durante el movimiento de bajada. La rodilla no debe tocar el suelo, convidado se vuelve a la posición inicial. Se debe hacer 15 repeticiones con cada pierna.

A esta actividad, se puede aumentar la intensidad si sujetamos con nuestras manos unas mancuernas.

Sentadillas con rebote

Este tipo de sentadilla es perfecta para aprovechar la bajada del movimiento, una vez que tu cuerpo está a 90 grados antes de volver a subir el tronco se rebota con ayuda de las rodillas y se sube suavemente de nuevo hasta la posición inicial. Se puede rebotar las veces que se quiera para conseguir mayor cansancio físico y quema de calorías.

Sentadillas con pared

Denominadas también sentadillas isométricas, un tipo que trabaja más la zona de los cuádriceps. Para realizarlas correctamente debemos apoyar nuestra espalda correctamente sobre la pared mientras tenemos las piernas y rodillas flexionales.

Lo ideal es hacer varios ángulos con la rodilla dentro de una misma serie, es decir, mantenerse en posición de 90 grados durante 30 segundos, 20 segundos a 120 grados, todo según tu capacidad.

Las sentadillas está muy de moda, tener una glúteos firmes está a la orden del día y una de las mejores formas de conseguir una figura de escándalo es con ellas, que no te entre la pereza y en la próxima sesión de gimnasio por lo menos haz unas series del tipo de sentadilla que más te guste. Todas son perfectas para lograr tus objetivos físicos.

Acompaña estas rutinas de fitness con una alimentación equilibrada y libre de grasas saturadas y alimentos perjudiciales y en un par de semanas te notarás mucho más ligera y llena de energía.

 


Categorías

Ejercicio, Salud

Pau Heidemeyer

Soy Paula, aunque no me importa que acorten mi nombre en Pau. Estudié comunicación audiovisual y estoy empezando a trazar un camino hacia un futuro... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *