Mejora tu postura mientras trabajas desde casa

Si trabajas desde casa tendrás que adaptar tus rutinas a tus hábitos. A diferencia de los espacios de trabajo diseñados ergonómicamente en una oficina, el trabajo en casa puede ser menos que óptimo para tu postura. Una mala postura crea una presión y una tensión excesivas en las articulaciones y los músculos de la columna, lo que genera tensión, fatiga y dolor.

Además, como trabajar desde casa difumina la línea entre el trabajo y el espacio vital, es más fácil trabajar más horas. Eso está disminuyendo nuestras oportunidades de movimiento, lo cual no es saludable para nuestras articulaciones y músculos y alivia el estrés.

Para muchos de nosotros, trabajar desde casa puede significar usar un ordenador portátil en la mesa del comedor o en el sofá, lo que a menudo desalinea nuestro cuerpo durante períodos de tiempo. Esto puede provocar dolor en el cuello, hombros, caderas o espalda baja. Si tu espalda se siente especialmente adolorida en estos días, hay formas de aliviar algo de esa presión y evitar molestias a largo plazo. No te pierdas estos consejos.

Levanta de la cama o del sofá

Claro, es tentador ponerse cómodo mientras respondes correos electrónicos, pero tu cama y tu sofá probablemente sean demasiado cómodos. Ninguno de los dos te permite estar en las posiciones adecuadas para trabajar en un ordenador.

Para tener una buena postura, tienes que pensar en tu cuerpo como un «edificio de varios niveles”. Idealmente, apilamos niveles unos sobre otros. Las orejas deben alinearse sobre los hombros, los hombros sobre las caderas, las caderas sobre los talones (al estar de pie). En otras palabras, deja el descanso semi-vertical para tu maratón de Netflix.

Ten un lugar de trabajo adecuado

Es necesario que designes un espacio que te permita trabajar cómodamente durante todo el día. Al alinear tu cuerpo tienes que asegurarte de que tus ojos miren hacia adelante y no hacia abajo. Levanta la pantalla al nivel de los ojos usando un monitor externo o elevando el ordenador portátil, ya sea que eso signifique usar un soporte o una pila de libros de mesa y conectar un teclado separado para que tus brazos puedan permanecer en el escritorio. Coloca la altura de tu escritorio o teclado de modo que tus codos estén en ángulo recto.

Invierte dinero en una buena silla

Una buena silla para mirar televisión o comer no siempre es una buena silla de trabajo. La mejor silla será una decisión personal… pero debería permitirte sentarte con la espalda recta con el peso centrado en los huesos del asiento en lugar de hacer rodar el coxis hacia abajo, hundiendo la parte inferior de la espalda en una posición redondeada, y enviando la cabeza hacia adelante.

Encuentra una silla de oficina que funcione mejor para ti y fomenta la postura erguida. A algunas personas les gusta el soporte para la espalda baja para recordarles que deben sentarse con la espalda recta, mientras que a otras les anima a colapsar, por eso, deberás escoger la silla que mejor se adapte a ti en cada caso.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.