Mascarillas de arcilla para mejorar la piel

Seguro que todo el mundo ha oído hablar de las famosas mascarillas de arcilla. Mascarillas que se hacen a partir arcilla, que se hace con polvo proveniente de rocas, que cuenta además con estupendas propiedades para la piel que hay que tener en cuenta. Su composición es natural y son muy beneficiosas para la piel, incluso si tenemos problemas como eczema o psoriasis.

Pero dentro de las mascarillas hay muchos tipos, y además, todas ellas se pueden mezclar con muchos otros ingredientes naturales para crear nuevas y más eficaces mascarillas para la piel. Según tu tipo de piel deberás elegir una u otra para mejorar su aspecto con estas sencillas mascarillas de arcilla.

¿Qué mascarillas de arcilla hay?

Las mascarillas de arcilla se distinguen en sus propiedades según el color que tengan. Hay varias mascarillas de arcilla que se usan hoy en día y que están pensadas para diferentes tipos de piel. Si tienes la piel sensible tu mascarilla es la de arcilla blanca, conocida también como caolín. Es la más suave de todas, y por ello se recomienda para las pieles que sean sensibles. La mascarilla de arcilla roja es la más fuerte y se recomienda para aquellas pieles que tengan algo de acné. Es además una mascarilla que sirve de exfoliante, por lo que la piel queda muy suave y se regenera tras su uso, pero  no es apta para las pieles más sensibles.

También hay mascarilla de arcilla amarilla, que no es muy conocida, pero es buena para pieles normales que deseen desintoxicar la piel. En cuanto a la mascarilla de arcilla verde es la más conocida, pero no es apta para todos, aunque sea la más fácil de conseguir. Esta mascarilla es mejor para las pieles grasas, ya que tiene poder astringente. En las pieles sensibles y secas puede producir un efecto que reseque la piel en exceso. Dependiendo de la mascarilla de arcilla que sea mejor para tu piel podrás hacer muchas otras mascarillas con mezclas.

¿Cómo usar las mascarillas de arcilla?

Las mascarillas de arcilla pueden venir en formato polvo, para hacer nosotros la mascarilla a nuestro antojo, eligiendo cantidades y pudiendo mezclar con otros ingredientes. Debemos mezclar la mascarilla en un recipiente que sea de un material que no sea metal, ya que al ser un polvo mineral el metal anularía las propiedades de la mascarilla. Tampoco debemos usar cucharas u otras cosas que sean metálicas, ya que no deben entrar en contacto con la mascarilla. Ponemos las cucharadas de arcilla en un cuenco y añadimos agua para que se mezcle y quede una textura pastosa, no demasiado líquida, para que sea fácil de poner en la piel y no gotee. Por es es mejor ir añadiendo agua poco a poco hasta conseguir la textura indicada. Se aplica sobre el rostro con cierto grosor, para que no se seque al poco tiempo y se deja actuar unos veinte minutos. Después se retira con agua tibia y se aplica una hidratante en el rostro.

Mezclar las mascarillas de arcilla

Estas mascarillas de arcilla tienen estupendas propiedades, pero pueden mejorar si se mezclan con otros ingredientes naturales. Los aceites esenciales y naturales son perfectos para esto, ya que ayudan a mejorar las propiedades de las mascarillas. Si quieres un extra de hidratación antiarrugas puedes añadir unas gotas de aceite de rosa de mosqueta. Para la hidratación de la piel tienes el aceite de coco. Si quieres un poco de poder astringente puedes mezclar la mascarilla con un poco de zumo de limón y menos agua. En caso de querer que tenga un efecto antibacteriano para acabar con puntos negros y acné puedes añadir unas gotas del aceite de árbol de té.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *