¿Maquillaje con esponja, brocha o dedos?

No sé si os ocurre a vosotras, que a la hora de maquillaros, concretamente el paso de aplicar la base fluida de maquillaje, tenéis dudas de cómo hacerlo o con qué herramienta es mejor aplicarla. A mí me sucedía mucho antes, ya que por un lado veía como maquilladores profesionales preferían hacerlo con los propios dedos y otros sin embargo, decían que la mejor opción era una brocha de maquillaje. Casi todos huían de la esponja. Yo uso las tres cosas (brocha, esponja y dedos) para hacerlo y a continuación te voy a dejar los pasos.

Cómo aplico mi maquillaje fluido

La principal razón de por qué no aplico mi maquillaje fluido por completo con mis manos es porque mi piel es mixta. Si yo toco mi cara con frecuencia con mis dedos, lo que hago, es aumentar su grasa y suciedad. Entonces, ¿en qué paso en concreto utilizo mis dedos? Sólo en las correcciones. Es decir: ojeras, granitos, manchas… El corrector sí me gusta aplicarlo con los dedos, pero únicamente en aquellas zonas donde necesito tapar o corregir alguna imperfección. Son zonas pequeñas, y la utilización de mis dedos hacen que el corrector se funda mejor con la piel y no queden parches demasiado acentuados.

El maquillaje fluido, normalmente y cuando no tengo demasiada prisa, lo aplico con brocha de maquillaje. Utilizo dos tipos de brocha: las planas, si quiero un acabado ligero y natural, o las tupidas (tipo mofeta) si quiero un maquillaje más completo y cubriente. Aplicar nuestro maquillaje con nuestras brochas limpias hacen que nuestra piel no se ensucie y no adquiera más cantidad de grasa, como sí sucede haciéndolo con los dedos.

Entonces, la siguiente pregunta es: ¿cuándo aplico entonces el maquillaje con esponja? Utilizo la esponja para aplicar mi maquillaje en esos días que voy con mucha prisa y apenas cuento con un par de minutos para estar lista y maquillada, o bien, y como sucede la mayoría de veces, para difuminar el maquillaje en zonas pequeñas y los posibles “brochazos” que dejan los pinceles. Es decir, una vez me maquillo con mi brocha o pincel de maquillaje, paso mi esponja a pequeños toques por aquellas zonas pequeñas donde el maquillaje no ha llegado bien, difuminando los cortes de cuello, orejas y sien. De esta forma, el maquillaje queda más integrado, más natural y mucho más bonito y profesional.

A la hora de comprar las esponjas de maquillaje, debemos tener en cuenta dos factores principales:

  • Que no estén hechas de ningún elemento al que podamos ser alérgicas.
  • Que no absorban demasiado producto (maquillaje).

No tenemos porqué elegir una herramienta u otra de trabajo a la hora de maquillarnos, podemos combinar varias, consiguiendo así los mejores resultados.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *