Mantener nuestro intestino saludable es proteger la salud de todo nuestro organismo

Casi sin darnos cuenta, a menudo sometemos a nuestro organismo a cambios de alimentación, dietas, excesos, productos tóxicos e inflamatorios y etc. algo que afecta a nuestra salud y en concreto a nuestro intestino. Tener una salud intestinal buena se traduce en tener un organismo saludable.

Hay algunos tipos de alimentación como aquellas que se basan nutricionalmente en la evolución del ser humano, que abogan por el consumo de alimentos que sean buenos para la salud intestinal y evitar aquellos que sean dañinos. ¿Porqué? Os lo contamos a continuación.

Funciones de nuestro intestino y porqué es tan importante

Nuestro intestino es un tubo alargado en el que la comida es digerida por la flora que vive en él. Estas enzimas y bacterias rompen los componentes de lo que ingerimos en las formas más simples, por ejemplo: las proteínas son descompuestas en aminoácidos, los carbohidratos en monosacáridos y las grasas en ácidos grasos. El producto sobrante que no puede ser digerido es desechado. Los encargados de decidir qué se puede absorber y que se debe eliminar son los enterocitos. Una vez éstos han hecho su labor de selección, células inmunitarias actúan protegiéndonos de aquellos patógenos que de manera accidental se cuelen a través de los enterocitos. Por otro lado, una red de vasos sanguíneos y linfáticos transportan los nutrientes recogidos a todo nuestro organismo.

Si descuidamos nuestra alimentación nuestro intestino se puede ver perjudicado y podemos llegar a padecer de intestino permeable.

¿Qué es el intestino permeable?

Cuando algún enterocito resulta dañado o se altera el enlace que mantiene unida la capa de enterocitos, se generan agujeros microscópicos a través de los que se filtran algunos contenidos del intestino al torrente sanguíneo o al sistema linfático. Esto provoca que nuestro organismo se alerte y active el sistema inmune para protegernos de esos contenidos (bacterias, toxinas, etc.) Al tener que luchar permanentemente contra estos patógenos, nuestro organismo puede acabar atacando a células propias y buenas del mismo. Hay que tener en cuenta que el intestino es una superficie muy amplia y por tanto es mucha zona la que nuestro organismo debe proteger. Llegar a este punto puede jugar un papel fundamental en el desarrollo de enfermedades autoinmunes. 

Son diversas las patologías que podemos presentar y que derivan de tener intestino permeable. Las principales son:

  • Inflamación que no sólo afecta al intestino sino que puede extenderse a otros órganos y tejidos, como por ejemplo, el riñon, el pácreas o el cerebro.
  • Problemas digestivos: diarreas, gases, estreñimiento, colon irritable, colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn por normbrar algunos.
  • Un intestino dañado también puede provocar acné y otros problemas dérmicos, como eccemas o dermatitis.
  • Alergias estacionales y asma.
  • Desequilibrios hormonales.
  • Enfermedades mentales.
  • Depresión.
  • Enfermedades autoinmunes como Hashimoto, diabetes de tipo 1, artritis reumatoide, tiroiditis autoinmunes…
  • Insuficiencias cardíacas y un largo etcétera.

Debemos tener en cuenta que la pared intestinal, que es lo que se ve dañado al tener intestino permeable, es nuestra barrera principal ante los factores externos además de nuestra piel.

Por tanto un intestino dañado afecta a todo nuestro organismo y deberíamos tenerlo muy presente cuando vayamos a comer.

¿Cómo saber si sufres de intestino permeable?

Si presentas algunos de los síntomas mencionados anteriormente, como por ejemplo, problemas en la piel como acné persistente sin saber cuál puede ser su causa, problemas digestivos, bajo estado de ánimo sin motivo aparente, te sientes inflado y pesado o cualquiera de las restantes patologías es recomendable acudir a un profesional del aparato digestivo para que te examinen. Y, de manera preventiva, reducir aquello que produce intestino permeable hasta saber si es tu caso.

En relación a la alimentación que favorece el cuidado del intestino quizá pueda interesarte:

¿Qué produce el intestino permeable?

El consumo de ciertos medicamentos puede ser muy perjudicial ya que destruyen nuestra flora y por tanto afectan a la estabilidad de las enzimas y bacterias beneficiosas. Medicamentos como antibióticos o algunos antinflamatorios.

El estrés crónico. 

En cuanto a los alimentos:

  • El consumo de trigo es un factor muy nocivo para nuestro intestino por como inflama nuestro intestino por su alto contenido en gluten. Esto afecta seas intolerante o no al gluten.
  • En general las harinas refinadas.
  • Consumir grandes cantidades de azúcares refinados.
  • Comidas procesadas.
  • Saborizantes y conservantes.

¿Cómo prevenir el intestino permeable?

Lo ideal es ser consciente de cómo afecta la alimentación a nuestro intestino y comenzar su cuidado desde la infancia. Se deberían evitar estos alimentos dañinos los primeros años de vida. Hay que tener en cuenta que durante la fase de desarrollo y maduración nuestro intestino es más sensible.

Una vez pasados esos primeros años debemos valorar qué productos podemos consumir y cuales mejor no. Los que decidamos introducir deben hacerse poco a poco y siguiendo las recomendaciones de un profesional. Y, un aspecto muy importante sobre todo con los cereales y algunas legumbres, no abusar de estos productos.

Consumir muchos alimentos beneficiosos con funciones prebióticas y probióticas. 

Mantener una dieta equilibrada evitando en la medida de lo posible los alimentos más dañinos como aquellos refinados, ultraprocesados y el trigo.

Otro aspecto importante es no tener a nuestro intestino trabajando todo el día. Para ello, hay que espaciar las comidas lo suficiente para que nuestro aparato digestivo descanse. Por ello es mejor hacer un desayuno nutritivo que nos mantenga saciados hasta la hora de la comida salvo el consumo de alguna infusión, caldo de huesos o algun picoteo saludable si sentimos hambre. E igual manera comer alimentos nutritivos que nos sacien hasta la cena. En este sentido es fundamental diferenciar cuando tenemos hambre de cuando tenemos gula.

¿Se puede revertir el intestino permeable?

Lo principal es reducir los alimentos que provocan este síndrome como el pan, la pasta o los dulces. De esta manera, estaremos evitando seguir dañando nuestro intestino.

Además, deberemos incorporar alimentos con una alta densidad nutricional y que faciliten la digestión y asimilación de nutrientes, como por ejemplo: enzimas digestivas, ácidos biliares o betaína. Puedes tomar medio vaso de agua con un poco de zumo de limón o vinagre turbio ‘con la madre’.

Tomar alimentos beneficiosos para nuestra flora intestinal, que la ayuden a reponerse. Estamos hablando de alimentos probióticos y prebióticos como es el almidón resistente, bebidas fermentadas, el caldo de huesos, te de regaliz, menta o jengibre, aceite de bacalao, etc.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.