Mantener nuestro cuerpo desintoxicado para encontrarnos saludables

Cuando hablamos de desintoxicar nuestro cuerpo, nos referimos a que hoy día estamos expuestos a una cantidad nada desdeñable de elementos tóxicos presentes en el ambiente de nuestro día a día. Estos elementos se encuentran en el aire debido a diversos tipos de contaminación o en la comida a raíz de su industrialización.

Para reducir el daño que todos estos tóxicos pueden hacer a nuestro organismo, hay que tener una serie de precauciones de las que vamos a hablar en este artículo. Son precauciones al alcance de la gran mayoría de nosotros y que requieren más tiempo que otra cosa.

Sin duda la tecnología y la modernidad que tenemos ahora mismo trae consigo muchas ventajas, sin embargo también inconvenientes como son los residuos que dejan. Estamos hablando del humo de los coches, de los plásticos, metales pesados, etc.. que acaban en el ambiente, bien sea en el aire, en la tierra o en el agua y al final acaban en nuestro organismo.

¿Como funciona la desintoxicación en nuestro organismo?

Cuando las alarmas de nuestro cuerpo se disparan, se activa la protección aumentando la cantidad y la actividad de los antioxidantes. Si el peligro se prolonga entra en juego el sistema inmune. Esto provoca que el cuerpo se inflame para protegerse. En estos casos el cuerpo apaga la defensa antioxidante ya que el sistema inmune funciona por carga oxidativa.

En este caso estamos hablando de tóxicos a los que estamos expuestos de manera prolongada. Por ello la manera de desintoxicar el cuerpo es que el sistema de limpieza con los antioxidantes esté bien activo y sea suficiente.

Para ello, es necesario incorporar en nuestros hábitos diarios unos pasos sencillos que nos ayuden a mantener sanas nuestras defensas y los órganos encargados de la eliminación de toxinas.

Pasos para desintoxicar nuestro cuerpo a diario

Hinchazón de estómago

Desintoxicarnos no sólo consiste en cuidar la alimentación, sino conseguir que nuestro organismo esté preparado para protegerse ante los tóxicos y, al mismo tiempo, ayudar a que esa protección sea eficiente y exponerlo lo mínimo posible a esas sustancias contaminantes.

Lo que tenemos que crear son buenos hábitos que consigan que nuestro organismo rinda bien y se pueda mantener saludable y sin tóxicos.

Elegir un entorno adecuado

Si es posible elige vivir en entornos lo más libre de contaminación posible, eso sí, siendo responsable de llevar tu dicha contaminación al nuevo entorno. Si esto no resulta posible, puedes visitar el campo, el monte o entornos naturales donde tu organismo estará expuesto a un ambiente mucho más limpio que en las grandes ciudades.

Esto puede ser complicado a veces, pero es muy importante sacar tiempo aunque sea un par de veces a la semana. O pasear por los parques de las ciudades tanto como se pueda.

Toma el sol todos los días, come comida sostenible (ganaderia regenerativa, ganaderia de trashumancia, comida ecológica, etc.), muévete, descansa y medita. Con estos cinco pilares conseguiremos que nuestro sistema inmune esté preparado para luchar contra aquellos tóxicos que se nos presenten en el día a día.

Una buena forma de crear este hábito es salir a caminar al campo tanto como sea posible, solo haciendo eso nos estaremos moviendo, tomaremos el sol, estaremos relajados por lo que podremos descansar mejor y además, desarrollaremos toda esta actividad en un ambiente limpio. Si añadimos a esto comer con coherencia y pararnos a meditar durante un momento cada día. Alcanzaremos nuestro objetivo.

Quizá te interese:

Cuidar con especial atención aquellas partes de nuestro organismo encargadas en eliminar las toxinas

Ejercicio

La piel

Es el órgano más grande de nuestro cuerpo y es nuestra mayor defensa contra el exterior. Por ello, cuídala. Elimina de tu vida los antitranspirantes que hacen que las toxinas se acumulen en nuestro cuerpo en vez de salir. Toma saunas y baños con sal marina o con agua de mar. Mantente hidratado tanto bebiendo agua como con productos naturales como aceites o aloe vera. Practica actividad física para sudar y ayudar a la eliminación de las toxinas.

Si quieres saber más sobre la piel y los problemas que puede presentar bajo unos malos hábitos de alimentación te recomendamos leer el siguiente artículo:

El riñón

Bebe agua con minerales, añadir un poco de zumo de limón al agua de vez en cuando y si tienes sed sáciala de manera abundante. Evita bebidas que puedan dañar este órgano y que deshidratan como es el alcohol.

El intestino

Tener un intestino saludable es igual a tener una buena salud en nuestro organismo. Este órgano es de vital importancia, y desgraciadamente solemos descuidarlo bastante. Puedes ver cómo cuidarlo en el siguiente artículo:

Los pulmones

Lo principal es evitar contaminarlos adrede fumando. Así que es el momento de dejar ese hábito atrás. Pasea por lugares de aire limpio y realiza respiraciones profundas para oxigenarte.

Durante el invierno que usamos calefacción hay que ser especialmente precavidos y evitar los ambientes secos. Lo ideal es mantener una humedad entre el 50 y el 60%.

Asegúrate de consumir suficientes vitaminas y minerales antioxidantes.

Estimulando nuestra actividad antioxidante conseguiremos que aquellos males recurrentes como infecciones, hongos o resfriados desaparezcan. Hay muchos alimentos que pueden ayudarnos en esta tarea como: ajo, cebolla, propóleo, cúrcuma o te verde.

Ten una alimentación variada para conseguir el aporte de vitaminas y minerales que nuestro organismo necesita. Consume huevos, no te olvides de las visceras, ni del colágeno (el caldo de huesos es muy interesante). Y si eres vegetariano o vegano, asegúrate de que las vitaminas y minerales que no puedes consumir a través de los alimentos, las consumes con diferentes suplementos.

Quizá pueda interesarte:


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.