Los ladrones de energía según el Dalai Lama

Hace unos días, en otro artículo de psicología, os hablaba de esas personas a las que tenemos que “apartar” de nuestra vida, a la gente tóxica que nos rodea día a día. Si aún no lo habéis leído, podéis hacerlo aquí. ¿Y por qué os vengo a mencionar ese otro artículo? Porque está estrechamente ligado al que os ofrezco hoy: los ladrones de energía según el Dalai Lama. 

Para creer en esto, o mejor dicho, para saber que todo lo que a continuación os contamos es cierto, no hace falta ser budista, sólo basta con preguntarse si en alguna ocasión nos ha ocurrido tales cosas. Si la respuesta es que sí a todas o en su mayoría, es que tienes muy cerca de ti a estos “ladrones de energía”. Apártalos de tu vida si puedes, y si no, mantén las distancias con ellos si no quieres que tu salud y ánimo empeoren día a día.

¿Qué nos dice el Dalai Lama?

Esto es lo que dijo el Dalai Lama en una entrevista que le hicieron. Punto por punto:

  • “Deja ir a personas que sólo llegan para compartir quejas, problemas, historias desastrosas, miedo y juicio de los demás. Si alguien busca un bote para echar su basura, procura que no sea en tu mente”.
  • “Paga tus cuentas a tiempo. Al mismo tiempo cobra a quién te debe o elige dejarlo ir, si ya es imposible cobrarle”.
  • “Si no has cumplido, pregúntate por qué tienes resistencia. Siempre tienes derecho a cambiar de opinión, a disculparte, a compensar, a re-negociar y a ofrecer otra alternativa hacia una promesa no cumplida; aunque no como costumbre. La forma más fácil de evitar el no cumplir con algo que no quieres hacer, es decir NO desde el principio”.
  • “Elimina en lo posible y delega aquellas tareas que no prefieres hacer y dedica tu tiempo a hacer las que sí disfrutas”.
  • “Date permiso para descansar si estás en un momento que lo necesitas y date permiso para actuar si estás en un momento de oportunidad”.
  • “Tira, levanta y organiza, nada te toma más energía que un espacio desordenado y lleno de cosas del pasado que ya no necesitas”.
  • “Da prioridad a tu salud, sin la maquinaria de tu cuerpo trabajando al máximo, no puedes hacer mucho. Tómate algunos descansos”.
  • “Enfrenta las situaciones tóxicas que estás tolerando, desde rescatar a un amigo o a un familiar, hasta tolerar acciones negativas de una pareja o un grupo; toma la acción necesaria”.
  • “Acepta. No es resignación, pero nada te hace perder más energía que el resistir y pelear contra una situación que no puedes cambiar”.
  • “Perdona, deja ir una situación que te esté causando dolor, siempre puedes elegir dejar el dolor del recuerdo”.

Sabemos que parece fácil a simple vista, pero no lo es… Sin embargo, ¿dónde queda la satisfacción de cumplir con ello?


Deja un comentario