Los celos entre hermanos: cómo reducirlos

hermanos con celos

Hay muchas formas de celos entre hermanos, pero da igual la forma, siempre es un problema familiar con el que se debe lidiar. Lo más habitual son los celos de un hermano mayor hacia un nuevo integrante de la familia, como es el caso de los bebés o hermanos pequeños. Aunque también pueden haber celos de hermanos menores porque no son capaces de hacer todo lo que el hermano mayor sí lograr.

Sea la forma que tenga, hay técnicas que se pueden utilizar para reducir estos celos, así que toma medidas para reducir los celos entre hermanos y fomentar una relación saludable entre ellos que les pueda durar para toda la vida.

La llegada de un nuevo bebé

Tu hijo primogénito está acostumbrado a ser el rey de la casa por lo que la envidia y los celos por tu atención es algo normal. Decir cosas como: “no puedo ayudarte, estoy con tu hermano”, no ayudarán nada en absoluto, más bien avivarán el resentimiento. En lugar de decir este tipo de cosas es mejor decir algo como: “en 5 minutos te ayudo”.

Es muy importante que tu hijo mayor se sienta amado e importante, por lo que siempre que haga algo bueno, sobre todo cuando se trata del nuevo bebé, refuérzalo con un abrazo o un beso. Si te ayuda, agradece esa ayuda, y también dile cuanto le quieres muchas veces en el día, cántale una canción antes de ir a dormir… haz todas esas pequeñas cosas que hará que vuestro vínculo continúe grande.

hermanas con celos

Rivalidad entre hermanos

Si te das cuenta que las cosas van poniéndose cada vez más complicadas cuando los niños crecen, entonces tendrás que lidiar con los celos. Para hacerlo, sigue los siguientes consejos.

  • Divide las responsabilidades de forma equitativa. No culpes a un niño de lo que ocurre, mira la situación de forma que ambos entiendan qué sucede.
  • Disminuye los sentimientos de celos. No reacciones exageradamente cuando un hermano muestra celos, simplemente reconoce los sentimientos y haced cosas juntos para que se sienta mejor.
  • Evita la comparación. Las comparaciones son odiosas y no debes comparar a un niño con otro. No importa quien corra más rápido o lea mejor, cada uno tiene sus propias habilidades y comportamientos. Ellos deben compararse con ellos mismos para superarse, pero no compararse con los demás.
  • Olvidar los apodos negativos. Apodar es etiquetar. Etiquetar a los hijos generará resentimiento y celos entre hermanos.
  • Tiempo de calidad para cada uno. El resentimiento puede aparecer porque consideran que pasas más tiempo con uno que con otro. Para evitar esto pasa tiempo con uno y con otro de forma separada. Asegúrate de que disfruten de ti que sepan que ambos tienen un lugar especial en tu corazón.

Con estos consejos, podrás disminuir los celos entre hermanos y además, sabrán que no tienen que competir por nada porque tú estás a su lado, de manera equitativa para todos. Porque una madre no divide su amor por sus hijos… ¡el amor se multiplica! Y eso lo notarán cada día de sus vidas.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.