Todo lo que necesitas saber sobre el asma

Muchas personas padecen asma, es una enfermedad crónica que afecta al sistema respiratorio de forma permanente. Las vías aéreas se ven afectadas por factores internos y externos y pueden reducir su diámetro, es decir, se estrechan haciendo que el flujo del aire sea mínimo.

La aparición de la afección es algo compleja, ya que se involucran muchos procesos inflamatorios, obstrucciones intermitentes, hiperactividad bronquial o aumento la respuesta broncoconstrictora de los conductos respiratorios. 

 

Muchas personas presentan síntomas de forma leve y esporádica, mientras que otros tantos sí que sufren los síntomas con más asiduidad. La respiración se dificulta de manera constante.

Causas del asma

No se sabe muy bien cuál es la causa de la aparición del asma, no hay nada que lo determine, sin embargo, se puede distinguir casos provocados por temas genéticos u otros factores como enfermedades que desembocan en asma.

  • Factores genéticos: los antecedentes familiares pesan y pueden ser un detonante para paderlo.
  • Factores externos: estar expuesto a distintos productos que desembocan en alérgenos puede desembocar en asma. Tenemos que tener en cuenta los siguientes productos:
    • Hongos microscópios.
    • Escamas, pelaje y caspa de animales domésticos.
    • Fumar. 
    • Ácaros. 
    • Polvo. 
    • Polen.
    • Aserrín.
  • Por otro lado, factores de tipo ambiental:
    • Humo del tabaco. 
    • Intolerancia al gluten.
    • Cambios bruscos de temperatura. 
    • Uso de antibióticos y fármacos durante largo periodo.
    • Infecciones víricas.

Existen gran cantidad de causas que pueden desembocar en asma, puede darse de forma esporádica o continuada. Dependiendo de la persona y de sus antepasados será más propenso o menos a tener asma.

Síntomas del asma

Los síntomas pueden ser más o menos leves, depende del paciente. Sin embargo, los síntomas más comunes son:

  • Tos: la tos irrita la garganta, tiene pocos flemas y es totalmente seca.
  • Es difícil respirar: al hacer ejercicio o actividades físicas donde se exija mayor esfuerzo se complica la respiración, es conveniente parar y descansar.
  • Silbidos en el pecho: son sonidos que se producen por el paso del aire a través de las vías respiratorias. Se detectan con el fonendoscopio.
  • Sensación de fatiga.
  • Dolor e irritación de garganta. 
  • Presión en el pecho.
  • Respiración irregular. 
  • Congestión nasal y estornudos.
  • Dificultad para caminar porque se queda sin aire. 

Diagnosticar el asma

El detectar la enfermedad comienza con una evaluación del cuadro clínico, se estudia el historial familiar y otros antecedentes. Se evalúan todos los factores de riesgo. 

Muchos casos de asma están relacionados con diversas alergias, por lo que un caso de rinitis o un eccema pueden llevar a una conclusión errónea. Lo ideal es que el médico solicite pruebas al paciente para salir de dudas y hacer un diagnóstico correcto. 

Pruebas para detectar el asma

Os contamos cuáles son las pruebas más comunes que se solicitan para diagnosticar el asma:

  • Análisis de sangre. 
  • Pruebas de la función pulmonar. 
  • Pruebas para detectar alergias.
  • Radiografía de pecho y senos paranasales.
  • Cuando el ataque de asma es grave se realiza una gasometría arterial.

Tratamiento del asma

Por desgracia es una enfermedad que no tiene cura, no se ha encontrado ningún fármaco que erradique sus síntomas, sin embargo, hay tratamientos que ayudan a cortar el asma casi de raíz.

El objetivo de los tratamientos es disminuir la gravedad de la afección como la recurrencia de los síntomas.

Los tratamientos sirven para diversas causas:

  • Previenen y alivian los síntomas crónicos, como es la tos o la dificultad respiratoria.
  • Ayuda a mantener el buen funcionamiento de los pulmones.
  • Reduce la necesidad de utilizar otras medicinas de alivio rápido. 
  • Evita los ataques crónicos. 

Tratamiento médico:

Los médicos mandan ciertos fármacos a las personas con tal de aliviar los molestos síntomas y dolencias que puedan sentir.

  • Antiinflamatorios: son los corticoides los más utilizados, fluticasona, budesonida o beclometasona.
  • Broncodilatadores. 
  • Antihistamínicos: controlan la enfermedad, son útiles para neutralizar los síntomas de las alergias.

Las medicinas no son chucherías, hay que tomarlas como nos cuenta el médico, debemos ser responsables ya que podemos poner en peligro nuestra salud si abusamos o hacemos un mal uso.

  • Tomar las medicinas de forma correcta, siguiendo un horario y las recomendaciones.
  • Buscar la atención médica de urgencia cuando sea necesario.
  • Controlar hasta qué grado la enfermedad la tenemos bajo control, para no excedernos.
  • Evitar o intentar evitar los factores ambientales desencadenantes. 
  • Cuidarse a la hora de hacer ejercicio. 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.