Lesiones que producen los rayos UV del sol en nuestra piel

Piel apagada  Ya falta poco para la primavera, el buen tiempo empieza a florecer y el sol comienza a incidir más sobre la Tierra. Una exposición muy grande al sol podría ocasionarnos un carcinoma invasivo, una de las peores noticias que nos podría dar un especialista.

Es muy importante saber cómo debemos protegernos del sol y de sus rayos UV, ya que si nos excedemos con la exposición y no cuidamos nuestra piel, podríamos tener consecuencias muy graves.

Tener una piel bronceada y uniforme puede ser el gran objetivo de muchas personas, quieren lucir una piel morena durante los meses de verano. Cuando llega el calor, con la temperatura más alta, nos apetece ponernos ropa más ligera que hace que se nos vea más piel, ya sea en los brazos, piernas o escote.

Piel sensible

Otras muchas personas, no buscan tanto broncearse durante el verano y se mantienen alejados del sol, sin embargo, si eres de las que les gusta lucir una piel bronceada, ten en cuenta nuestras consideraciones para mantener la piel saludable y fuera de peligro. Porque muchas personas, no tienen en cuenta los riesgos de lesiones en la piel por la exposición solar.

Si pasas mucho tiempo recibiendo el impacto de los rayos UV de forma directa, podría acarrear consecuencias graves. Más allá de las posibles de las típicas quemaduras, se pueden producir reacciones alérgicas e incluso cáncer.

¿En qué consiste la radiación solar?

En primer lugar, conviene definir qué es la radiación solar. Para ello, tenemos que determinar que esta radiación está compuesta por una radiación invisible y otra visible. Los rayos UVA, y los rayos UVB con forman la radiación invisible de la luz y son los generadores de la mayoría de las patologías de la piel.

La radiación UVB es la principal responsable de los efectos nocivos, mientras que la UVA contribuye entre un 10% y un 20%. En los meses de verano, cuando hacemos actividades al aire libre, los rayos son más agresivos y pueden acarrear problemas si no nos protegemos.

Lesiones comunes en la piel por la exposición solar

Cuando aparece algún tipo de lesión en la piel por culpa de la exposición solar, puede que sea resultado de no haber cuidado la piel a la hora de broncearnos o por haber hecho una actividad al sol sin protección.

Si no usamos protección solar y otras medidas preventivas podemos sufrir agresiones cutáneas que pueden llegar a ser demasiado graves.

A continuación, te detallamos cuáles son las lesiones cutáneas más comunes que podemos encontrar en nuestra piel.

Beber mucha agua

Quemaduras derivadas por los rayos ultravioleta

Las quemaduras solares son generadas por las radiaciones ultravioletas B, éstas pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo que se encuentre expuesta, ya sean los brazos, piernas, orejas, empeines o cuero cabelludo. Algunos síntomas y signos de las quemaduras más comunes son:

  • La piel está caliente al tacto.
  • Se produce un edema.
  • Está enrojecida la zona.
  • Existe sensibilidad, prurito y dolor.
  • Se forman pequeñas ampollas.
  • En casos graves, puede producir dolor de cabeza, náuseas, fatiga y fiebre.

Estos síntomas suelen aparecer unas horas posteriores a la exposición solar. La piel comienza un proceso de descamación que lleva a curarse lentamente, las quemaduras solares causan dolor, hinchazón y enrojecimiento horas después de la exposición al sol.

Envejecimiento prematuro de la piel

El sol provoca que todo el daño producido por los rayos ultravioletas durante los años, hagan que se produzcan un deterioro prematuro de los tejidos o fotoenvejecimiento. Todas las zonas que han sido fotoexpuestas, pueden que se adelanten una media de 20 años la aparición de los signos de la edad.

Se incrementa la presencia de queratosis actínicas, arrugas y manchas. El sol es el generador del 80% de estas manifestaciones en la piel.

Cáncer de piel

El cáncer no es ninguna broma, por lo que ya por el simple hecho de estar expuestos al sol, tenemos que cuidarnos y protegernos adecuadamente de los rayos UV. La exposición solar no sólo produce lesiones como quemaduras, también puede que se desarrollen lesiones malignas en la piel.

Se estima que alrededor del 90% de los carcinomas cutáneos, se dan en zonas expuestas como la cara, las orejas, el cuello, los antebrazos y las manos. A continuación, te contamos cuáles son los tipos de cáncer más comunes:

Melanomas

Una exposición excesiva, puntual e intermitente al sol tienen relación con los melanomas, se suele desarrollar con mayor frecuencia en personas de ojos y piel clara que han padecido quemaduras solares en la adolescencia o infancia.

Aunque es el tipo de cáncer de piel menos frecuente, en los últimos años han aumentado los casos. Su pronóstico es de ser diagnosticado sobre los 57 años, y un 75% ocurren antes de los 70 años.

Carcinoma espinocelular (CEC)

El carcinoma espinocelular (CEC), las células que se encuentran afectadas son las más superficiales de la epidermis, llamadas espinosas. Representan el 20% de los carcinomas de piel.

Aquellas personas que usan cremas bronceadoras, aumentan 2,5 veces las posibilidades de desarrollarlo.

Piel bonita

Carcinoma basocelular (CBC)

En este tipo de carcinoma basocelular (CBC) las células comprometidas en el carcinoma, se ubican en el estrato basal de la epidermis y son las que se encargan de la renovación cutánea. Estos son los tumores de piel más comunes, ya que corresponden a un 80% del total.

Reacciones alérgicas

Algunas personas pueden desarrollar un cuadro alérgico por la exposición solar. La forma más habitual de manifestación es a través de la erupción polimorfa solar. La misma se caracteriza por causar sarpullido y prurito en las áreas expuestas.

En los casos más leves, desaparecen solos sin tener que llevar a cabo ningún tratamiento. Sin embargo, cuando se requiere algún tipo de tratamiento se pueden realizar mediante comprimidos o productos tópicos con corticoesteroides.

Evita tener lesiones en la piel por culpa de una exposición solar

Para evitar tener lesiones en la piel, lo mejor es la prevención para no sufrirlas. Es muy  importante que siempre que queramos tomar el sol a conciencia, nos pongamos crema solar con una protección de al menos 50 SPF y prendas protectoras como camisas de manga larga, sombreros o pantalones.

De igual forma, conviene acudir de forma regular a un especialista, es importante visitar al dermatólogo para que pueda determinar si la mancha que hemos visto o el nuevo lunar diferente, es o no cancerígeno, porque no hay mejor tratamiento que la prevención.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.