Leche frita, un postre tradicional

Leche frita

La leche frita es un postre tradicional de nuestro país. Un bocado dulce elaborado con ingredientes sencillos y económicos, al que pocos se resisten. Si bien existen diferentes versiones, todas ellas coinciden en su base de harina cocida con leche aromatizada y azúcar.

En Bezzia hemos apostado por aromatizar la leche con limón y canela, aunque podríamos haber incorporado también naranja. Huevo y harina sirven como rebozado, mientras que la canela y el azúcar se utilizan para darle el toque final. Si deseáis engordar vuestro recetario con postres tradicionales, esta puede ser una buena alternativa. También puedes preparar crema catalana, sobaos o huevos nevados siguiendo nuestras recetas.

Ingredientes

  • 600 ml. leche entera
  • 60 g. maicena
  • 120 g. azúcar
  • Peladura de 1/2 limón
  • Una rama de canela
  • 2 huevos batidos (para rebozar)
  • Maicena (para rebozar)
  • Aceite de girasol
  • Azúcar (para espolvorear)
  • Canela molida (para espolvorear)

Paso a paso

  1. Coloca 200 ml. de leche en un bol y el resto en un cazo.
  2. Incorpora la maicena al bol y con unas varillas remueve bien hasta que no queden grumos. Reserva.
  3. Pon en el cazo, junto a la leche, la piel de limón, el azúcar, y la rama de canela. Calienta la leche y justo antes de que rompa a hervir, retírala del fuego.

Leche frita

  1. Cuela la leche sobre el bol con la maicena y remueve con las varillas hasta que todo quede bien integrado.
  2. Traspasa en contenido del bol a una cazuela. Ponla al fuego, a temperatura baja-media, y cocina sin parar de remover con las varillas hasta que espese. ¿Cómo saber cuál es el punto? Cuando la varilla deje surco o inclinéis la cazuela hacia un lado y al devolverla a su posición normal, la mezcla tarde en volver a cubrir la base de la misma, estará lista.
  3. Entonces, retira del fuego y vierte la mezcla en un recipiente cuadrado o rectangular previamente engrasado con aceite de girasol.

Leche frita

  1. Tapa el recipiente con film y deja que temple. Después llévalo a la nevera un mínimo de cuatro horas.
  2. Una vez cuajada, corta las porciones con un cuchillo y desmolda con cuidado.
  3. Pasa cada porción de leche por maicena y huevo y fríelas en abundante aceite caliente ¡muy caliente! Medio minuto por cada lado, girándolas cuando estén doradas. Al sacarlas, colócalas sobre papel absorbente para quitar el exceso de aceite.

Leche frita

  1. Mientras aun estén calientes, pásalas por una mezcla de azúcar y canela.
  2. Sírve la leche frita caliente, templada o fría ¡al gusto!

Leche frita


Categorías

Postres

Maria Vazquez

Treintañera y con unos estudios dedicados al mundo de la ingeniería, son muchas las pasiones que ocupan mi tiempo. Tuve oportunidad de realizar... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *