Las ventajas de las duchas exteriores

duchas exteriores

Estamos acostumbrados a tener un cuarto de baño interior con todo bien cerrado para que nadie nos vea mientras nos duchamos, y esto no está mal… siempre y cuando no conozcas la sensación de ducharte al aire libre cuando el buen tiempo te lo permite. Es una sensación tan liberadora que si alguna vez lo practicas, seguramente querrás poner una ducha exterior en tu casa en caso de que tengas espacio en tu jardín para lograrlo. Las duchas exteriores son una buena inversión.

Actualmente existen muchos diseños y oportunidades para poder tener duchas en el exterior de tu hogar y que puedas disfrutar de una ducha atípica mientras escuchas a los pájaros cantar y puedes ver el cielo azul y las blancas nubes por encima de tu cabeza. Es relajante y no tiene por qué verte nadie si tienes en cuenta la privacidad y puedes instalar elementos que te eviten miradas indiscretas.

Es relajante

Ducharte en una ducha exterior puede ser incluso más relajante que si lo haces en el interior de tu hogar donde te sientes encerrada. Cuando el buen tiempo lo permite o si vives en una zona del mundo donde hay buen tiempo todo el año, las duchas exteriores sin duda serán buenas opciones para ti. Te relajarás, te olvidarás del estrés y además tendrás la oportunidad de poder conectar contigo y con la naturaleza.

duchas exteriores

No se ensucia tanto

Cuando tienes duchas exteriores te darás cuenta cómo no ensuciarás tanto tu cuarto de baño, además al no haber vidrios ni mamparas exteriores te será mucho más sencillo poder tener todo bien limpio y en orden. Mientras te duchas puedes tener un trapo a mano para poder ir limpiando y que al salir lo tengas todo recogido. Sólo tendrás que preocuparte por limpiarlo a fondo una vez al mes.

Riegas las plantas mientras te bañas

Igual te ríes al pensarlo pero es bastante práctico e incluso puedes tener plantas cerca de la ducha para que tenga un aspecto aún más tropical. Ten en cuenta el tomar precauciones para que no les caiga jabón mientras te lavas, pero el agua clara les vendrá muy bien para crecer sanas y fuertes y además para que te hagan sentir aún mejor mientras te bañas.

 

El tiempo no tiene que ser un problema

Una ducha en el exterior es genial cuando el tiempo es bueno, pero, ¿qué pasa si hace frío? ¿No podrás utilizar más la ducha hasta que llegue el buen tiempo? En absoluto, una ducha caliente mientras hace frío también es una experiencia difícil de explicar, ya que el agua caliente te ayudará a que haya un vapor alrededor tuyo para protegerte del frío y si tienes un calienta toallas a tu alrededor, ¡mucho mejor!

Además cuando llueve también puedes utilizar tu ducha exterior, ¡y lavarte el pelo con el agua de la lluvia! El agua de la lluvia es fabulosa para el cabello y sentirás que estás totalmente conectada con la naturaleza.

duchas exteriores

Es estético

Si escoges una bonita ducha para tu jardín como las que tienen tablones de madera y aportan un efecto cálido al ambiente, entonces te darás cuenta cómo además de ser una ducha práctica te aportará mucho atractivo, glamour y elegancia a tu jardín.

Puedes usarla cuando quieras

Además, puedes utilizarla de día o de noche. Durante el día puedes disfrutar de la luz natural y por la noche sólo deberás pensar en iluminar de forma artificial y que además sea agradable para ti.

¿Tienes la suerte de tener una en tu hogar o estás pensando en encontrar alguna de las duchas exteriores que hay en el mercado para disfrutar de tus duchas especiales?

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *