Las tareas domésticas sirven para toda la vida

nene aprendiendo a hacer tareas de casa

Las tareas domésticas son cosa de toda la familia. Ya quedó atrás el pensamiento machista de que solo era cosa de las madres o de las mujeres de la casa. Tanto hombres como mujeres deben colaborar en las tareas domésticas familiares, porque además de que deben hacerlo, son habilidades que necesitan aprender para su vida futura.

Los padres son los primeros en encargarse de que los hijos aprendan a desarrollar ciertas habilidades que les ayudarán a formar su identidad y persona… les convertirán en quienes serán en su vida adulta. Los niños necesitan aprender a ser independientes y autosuficientes, a tener su propia su autonomía.

Participar en las tareas de casa

La primera forma de hacer esto es enseñando a los hijos a que ellos también forman parte del hogar y por tanto, también deben colaborar en la realización de las tareas domésticas. No importa la edad que tengan, porque según su edad podrán tener cierta capacidad para poder realizar algunas cosas. Las tareas preparará a los niños para tener habilidades para toda la vida y convertirle en personas exitosas.

Enseñar tareas domésticas no solo es limpiar, también es enseñar responsabilidad, valores, destreza, constancia,  compañerismo… El orden y el funcionamiento de una casa no solo puede llevarlo una persona, es necesario que todos los integrantes formen parte. Los niños deben aprender a que deben cuidar el lugar en el que se vive, esto es necesario para poder mejorar la convivencia.

Comodidad para todos

Los niños deben aprender a que las tareas brindan un ambiente limpio, saludable y cómodo para todos. Limpiar, ordenar las habitaciones, limpiar, la colada… Esto te ayudará a que los niños desde que son pequeños, aprendan a que tienen unas responsabilidades. Aprenderán a que las tareas son para ayudarse mutuamente y cooperar en todo lo que es necesario, unos a otros.

Cómo limpiar el parquet con remedios caseros

No se trata de forzar y obligar a los niños a hacer las cosas, si no a que sean capaces de entender que forman parte de un equipo y que tienen que poner de su parte. Los niños de 2 o 3 años pueden recoger los juguetes, ayudar a poner la ropa en la lavadora, poner la mesa, tirar la basura en casa… Con 4 o 5 años pueden vestirse solos, limpiar los derrames, alimentar a las mascotas, ayudarnos con la compra. De 6 a 7 años pueden regar las plantas, recoger su dormitorio, doblar la ropa, ayudar en la cocina, fregar los platos, etc. De 8 a 9 años, pueden pueden poner la lavadora, colar la ropa, limpiar el polvo, limpiar la mesa, etc.

A medida que los niños van creciendo, irán aprendiendo a realizar más tareas y por tanto, a hacer las cosas con más autonomía. Cuando son pequeños necesitan tu orientación y paciencia, pero esto es temporal para ti y en cambio estas habilidades para ellos, les durará toda la vida. Merece la pena que inviertas este tiempo para que ellos, aprendan a ser independientes y a valerse por sí mismos desde pequeños. Esto les aportará no solo autonomía, si no también confianza en sí mismos, autoestima y satisfacción personal.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.