Las tareas del hogar son cosa de toda la familia

En la actualidad son muchos hogares donde las tareas del hogar las realizan las madres, y afortunadamente cada vez más, también los padres. Las tareas del hogar no deben recaer nunca sobre una sola persona cuando se conviven con más en el hogar, son cosa de todos y no únicamente de la parte femenina de una familia.

Esos pensamientos donde la mujer era la que limpiaba o las niñas cuando ya tenían capacidad de hacerlo, está más que obsoleto. Porque las tareas del hogar es cosa de toda la familia, independientemente de quien pase más tiempo trabajando fuera del hogar o de cuánto tengan que estudiar los niños y los adolescentes.

Repartir las tareas del hogar de forma equitativa

Las tareas del hogar se deben repartir de forma equitativa teniendo en cuenta sobre todo, el tiempo disponible y la capacidad de cada uno para poder llevarlas a cabo. Si una persona trabaja todo el día fuera de casa y otra trabaja menos, es normal y lógico que la que tiene más tiempo dentro del hogar se encargue de más tareas domésticas, pero esto no exime a las demás personas de hacer su parte también.

Las personas pueden ser hombres o mujeres, porque para limpiar no hay sexo ni se reparten por géneros. Todos tienen dos brazos y dos piernas para limpiar y para tener el hogar limpio y aseado.

Repartir las tareas según capacidad y tiempo

En cuanto a tus hijos, si no saben hacer algo, no les excuses con eso para que no hagan las tareas, enséñales a hacerlo. Aunque al principio puedas perder algo de tiempo enseñándoles, piensa que es invertir tiempo para que cuando sepan hacerlo, sean capaces de realizar las tareas domésticas de forma correcta e individual. Les estarás dando autonomía, responsabilidad y podrán tener la satisfacción de hacer las cosas bien hechas por ellos mismos. Todo esto es necesario para que tengan un buen desarrollo.

Una tabla de tareas repartiéndolas a cada miembro de la familia es indispensable. En ese cuadro se deberá tener en cuenta el tiempo disponible dentro del hogar y que se adapten a cada uno y también al tiempo que se disponga. Si por ejemplo a un miembro de la familia le gusta más fregar los platos que a otro y a otro le gusta más barrer el suelo, se pueden repartir para que cada uno haga lo que más le guste. Sin embargo, si no hay consenso en cuanto a la repartición de las tareas, entonces el cuadro tendrá que ser rotatorio, lo que significa que todos harán todo (siempre que tengan capacidad para hacerlo), diferentes días de la semana.

Es necesario que en un hogar sean todos los integrantes quienes participen en las tareas domésticas, porque todos tienen parte de responsabilidad en que todo esté bien y que sobre todo, la convivencia sea correcta por parte de todos los miembros. Un hogar bien ordenado es imprescindible para una familia feliz. ¿Ya sabes cómo vas a repartir las tareas del hogar?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.