Las gafas en los niños: qué necesitas saber

nena con gafas blancas

Son muchos niños los que necesitan gafas porque tienen dificultades en su visión y comienza a afectar a la escuela. Tener problemas de visión puede provocar problemas de atención o de comportamiento. Si tu hijo necesita gafas deberás tener en cuenta algunas cosas, porque para un niño el hecho de que le pongan gafas puede ser toda una aventura.

Primero, el niño deberá tener una revisión de vista lo antes posible. Lo ideal es que los niños vayan al oculista por primera vez ente los 6 meses y el primer cumpleaños. Si el médico no encuentra ningún problema, el niño deberá ser examinado de nuevo a los tres años y de nuevo antes de comenzar la escuela primaria a los 6 años.

La visión

Si tu hijo ve bien pero tiene dificultades en la escuela o tiene problemas de atención o comportamiento, es posible que tenga algún tipo de déficit de habilidades visuales que deba abordarse con gafas. Estos déficits pueden incluir problemas de enfoque, visión doble, estrabismo, “ojo vago” y problemas visomotores, como la torpeza.

La terapia de la vista es como la terapia física, el uso de gafas, prismas, filtros y otras herramientas bajo la supervisión de un médico para mejorar las habilidades visuales. Para una evaluación, tendrás que ir a un optometrista pediátrico. Si no hay un problema de habilidad visual, el médico puede ayudar a derivar a los padres con otros profesionales que puedan ayudar a mejorar las habilidades de los niños.

Acepta que tu hijo perderá las gafas

Es necesario aceptar que los niños perderán o romperán sus gafas, por lo que deberás tener un plan cuando eso suceda, como tener unas gafas de repuesto… Si la economía lo permite, puesto que suelen ser bastante caras.

nene sonriendo con gafas azules

Monturas de las gafas

Es necesario que tu hijo decida en cuanto a la montura de sus gafas ya que es un complemento que llevará en su cara y deben quedarle bien. Las monturas de metal son más ajustables y más ligeras. La desventaja es que pueden doblarse, pero no se rompen tan fácilmente. Las de plástico no se deforman tan fácilmente, pero las bisagras de las mismas son menos flexibles para que puedan romperse.

Para los niños mucho más pequeños, son mejores las molduras que están hechas de un material de nylon moldeado. No tienen una bisagra real por lo que son completamente flexibles y no se romperán.

Cuándo usar las gafas

Algunos niños son miopes y las gafas son solo para ver cosas que están lejos; algunos tipos son precisos y los necesitan solo para leer. Es posible que los niños con problemas de visión más severos deban usarlos todo el tiempo, especialmente si ayudan a corregir el estrabismo o la desalineación de los ojos.

De todos modos, si tu hijo practica deporte u actividades de contacto, tu oculista podrá explicarte cuáles son las mejores recomendaciones para que tu hijo pueda utilizar las gafas sin peligro de que se rompan o teniendo el máximo cuidado posible. ¡Seguro que le sentarán de maravilla!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.