Las excelentes propiedades antioxidantes del mango

Mangos

Si hay una fruta que reúna gran cantidad de propiedades que la conviertan en un auténtico medicamento natural, esa es el mango. Una pieza de esta fruta de unos 200 g cubre las necesidades diarias de vitamina C en un individuo adulto, el 30% de las de vitamina A y el 23% de las de vitamina E. Además, carece practicamente de grasas y proteínas.

El mango es muy rico en vitaminas A (sobre todo), C y E, de acción antioxidante, capaces de neutralizar los radicales libres responsables del envejecimiento y factor de riesgo de diversas enfermedades degenerativas, cardiovasculares e incluso algunos tipos de cánceres.

En cuanto a minerales el mango es rico en potasio, un mineral necesario para mantener en forma el sistema cardiovascular, ya que favorece los movimientos del corazón, a la vez que favorece la función renal.

El selenio es un mineral con capacidad antioxidante presente en mayor cantidad en otros alimentos como mariscos y vísceras. Sin embargo, también está presente en frutas tropicales, como el mango, en mayor proporción si se compara con su contenido en otras frutas.

También contiene pequeñas cantidades de otros minerales como el magnesio (importante en la actividad muscular), yodo (para el funcionamiento de la glándula tiroides), calcio (para mantener en buen estado los huesos), cinc (ayuda a mantener la salud del pelo, vista y la función reproductora) y el hierro (muy importante en estados anémicos).

Además, el mango contiene ácidos orgánicos (ácido málico, tartárico…) en pequeña cantidad (menos del 1%) y flavonoides, como la quercetina, de propiedades antioxidantes. Se puede afirmar que esta fruta es una de las más indicadas para todas las edades, para deportistas, embarazadas, personas convalecientes de alguna enfermedad, personas que sigan una dieta de adelgazamiento, hipertensas con tratamientos de diuréticos que eliminan potasio, en situaciones de estrés, fumadores, etc.

Únicamente deberían pues moderar o evitar su consumo, aquellos enfermos renales que sigan dietas de control de potasio, en casos de diarrea, trastornos gastrointestinales (estómago delicado, gastritis, etc.)

Más información – Las vitaminas

 

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *